A juicio por amenazar a una prostituta tras descubrir que era una transexual

La mujer se rompió un talón al arrojarse por la ventana tras ver al cliente con una pistola


vigo / la voz

Un cliente que requirió los servicios de una prostituta afronta un año y 9 meses de cárcel por un delito de amenazas a esta. La víctima, aterrorizada, quiso escapar de la vivienda del cliente y se lanzó por la ventana de un primer piso y se rompió un talón. El juicio se celebró ayer en el Juzgado de lo Penal número 2 de Vigo. La Fiscalía reclama una indemnización de 57.000 euros a la víctima por las lesiones que sufrió y la cojera que padece como secuela. La perjudicada dijo que saltó porque sintió miedo cuando el hombre la amenazó con un cuchillo de puño americano y una pistola. La Fiscalía descarta la tenencia de armas porque la policía inspeccionó la casa y solo encontró un cuchillo de cocina posado sobre la cama.

Todo empezó en la mañana del 25 de mayo del 2016 cuando el implicado envió un wassap para contratar los servicios de una prostituta. Acordaron que el servicio costaría 140 euros, incluidos 20 de gastos de taxi y que el pago se haría por adelantado. Una vez que llegó la mujer, el hombre descubrió que se trataba de una transexual, servicio que no había requerido y exigió la devolución del dinero que ya había pagado, salvo los gastos del desplazamiento. El otro se negó a la devolución y entablaron una riña.

La versión de la denunciante es distinta. Señala que se encontraba en el domicilio del acusado y le había brindado los servicios sexuales que le había contratado previamente por una hora de duración y un importe total de 140 euros. Al parecer, según dice ella, el hombre no logró la erección y reclamó el dinero.

Según la Fiscalía, el acusado, al finalizar el tiempo pactado, con ánimo de atemorizar a la prostituta se dirigió a ella apuntándola con una pistola, la cual no pudo ser identificada durante la investigación, esgrimió hacia ella un cuchillo de grandes dimensiones y profirió expresiones tales como que la iba a matar.

Siempre según la acusación, la mujer estaba atemorizada ante esta situación y buscó la manera de salir de la vivienda. Al no encontrar nada hacia dónde escapar e intimidada porque, según dice, había en la habitación un perro tipo pitbull, se arrojó por la ventana de la habitación, que dista a una altura de casi cuatro metros y medio del suelo.

El acusado, por contra, asegura que la mujer se sentó en la repisa de la ventana, tiró su bolso y luego se lanzó ella a la calle.

A consecuencia de las lesiones de la caída, la mujer fue trasladada en ambulancia al hospital. Fue allí donde relató los pormenores del accidente y la policía acudió a la casa a investigar. No encontraron al perro ni las armas, solo un cuchillo de cocina.

La perjudicada pasó ocho días hospitalizada y 175 días impedida para recuperarse de una fractura del calcáneo izquierdo (hueso del talón). Le quedaron como secuelas dolor y limitación de la movilidad, así como una ostentosa cojera y máculas de derrame en la pierna. Debido a esta pérdida de calidad de vida, reclama 57.000 euros. De estos, 9.750 son por las lesiones sufridas, 25.000 por las secuelas funcionales y 21.000 por el perjuicio estético.

El juicio se celebró después de que el acusado se declarase inocente y rechazase una propuesta de la Fiscalía para reducir la pena a medio año de cárcel.

La Fiscalía reclama 57.000 euros por las lesiones porque a la víctima le quedó una cojera

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

A juicio por amenazar a una prostituta tras descubrir que era una transexual