«Vimos a una chica atrapada por vigas y una placa de hormigón»

Varios policías relatan cómo liberaron hasta con cuerdas al público atrapado. Algunos han generado fobias

Todo ocurrió a las doce de la noche del 12 de agosto. El paseo se tragó a medio millar de personas
Todo ocurrió a las doce de la noche del 12 de agosto. El paseo se tragó a medio millar de personas

Vigo / La Voz

Fueron cuatro horas y veinte minutos de angustia, miedo, tensión y desesperación por no encontrar a amigos y familiares. El sumario da cuenta de cómo se vivió ese fatídico momento, a través del testimonio de los primeros agentes de la Policía Nacional que llegaron al paseo; del relato de los heridos convertidos en denunciantes, o de los informes que la Policía Científica comenzó a redactar aquella misma noche del 12 de agosto del año pasado.

tango, lobo y luna

Voz de alarma. Cuando hubo la seguridad de que no había ningún herido más ni ningún desaparecido, los nueve agentes que llegaron al lugar del accidente redactaron su informe dejando constancia de sus indicativos en clave. Se encontraban en las inmediaciones del festival realizando tareas de vigilancia, cuando fueron alertados por varios viandantes del desplome del paseo. «Se encontraba hundido y se observaban numerosas personas atrapadas entre los escombros del paseo, dentro del agua», relatan en su atestado. Ante «la gravedad de la situación», solicitaron el apoyo «de todas las unidades disponibles» de bomberos y ambulancias.

heridos por todas partes

Atrapados. Los agentes relatan como algunos de ellos bajaron por el cráter abierto en el paseo con la ayuda de los miembros de seguridad del festival. «Rescatamos a varias personas. Varias de ellas podían caminar por sí mismas». «Entre los escombros localizamos a dos chicos semiatrapados entre dos vigas de madera, separando los actuantes estas vigas, liberando a estos dos chicos y rescatándolos», narran con la terminología propia de los informes policiales. «Había una chica atrapada entre varias vigas y una placa de hormigón, consiguiendo los comparecientes mover la placa con ayuda de una cuerda que portaban en el vehículo policial». Cuentan cómo levantaron otra placa con ayuda de viandantes para rescatar a dos jóvenes más aislados en un hoyo. Y así encadenan relatos sobre el goteo de heridos que se fue formando en la zona.

cuatro bolsas

De todo. Mientras los heridos eran atendidos en el hospital de campaña donde se clasificaban sus dolencias, varios agentes empezaron a recoger la infinidad de objetos que los engullidos por el muelle fueron dejando en su camino. En total, dos bolsas con ropa, otra con calzado y una cuarta con teléfonos móviles, carteras, dinero, bolsos y documentación.

recuperación

Con la huella en el móvil. El sumario da cuenta también de las reclamaciones de los objetos perdidos hechas por los afectados. En varios casos se recurrió a que estos tratasen de desbloquear los móviles con sus huellas dactilares o claves de desbloqueo. Varias personas se personaron en comisaría para reclamar una zapatilla de deportes suelta, mostrando su par desparejado, pero también hasta alpargatas, cascos, paraguas, colgantes, mandos a distancia... perdidos en el caos de aquella noche.

hospitalizados

408 heridos esa noche. Los atestados de la noche del accidente contabilizan 408 atendidos por heridas u hospitalizados, cuenta que seguiría creciendo en los días posteriores hasta 467. Los partes médicos señalan todo tipo de contusiones, esguinces, heridas abrasivas y abiertas, hematomas, contracturas... Sus lugares de residencia, múltiples, como los son los asistentes al mayor evento de deportes y cultura urbana del noroeste.

consecuencias

Fobias. Abogados de los afectados narran como muchos de ellos, además de no cobrar aún indemnización alguna, no han conseguido volver a ningún acto de masas, han desarrollado fobias a la oscuridad, al agua o vértigos, o ya no son capaces de pisar suelos de madera o elevados como consecuencia de lo ocurrido aquella noche de agosto.

El 061 reclama a la aseguradora del festival 61.170 euros por haber usado 68 ambulancias 

Decenas de ambulancias de Vigo y toda su área metropolitana, O Morrazo, Pontevedra, Sanxenxo y otras localidades de la provincia entraban y salían a toda prisa junto al lugar del desplome en el paseo de Montero Ríos en la madrugada del 12 de agosto. «Salía una ambulancia y llegaba otra y otra, así continuamente», relata el padre de un joven que acudió a buscarlo en medio del caos de asistentes al concierto que deambulaban por la zona marítima de Vigo.

El 061 contabilizó hasta 68 unidades de asistencia enviadas al muelle vigués, y 68 facturas son las que ha remitido la Fundación Pública Urxencias Sanitarias de Galicia a Mapfre España, la compañía de seguros con la que suscribieron la póliza de accidentes los promotores de O Marisquiño. Cada una de esas facturas que reclama el 061 contabiliza un importe de 899,57 euros, según consta en el sumario del caso. 61.170 euros en total que el letrado del Sergas reclama en el juzgado de Instrucción número 3 de Vigo.

La sanidad pública gallega se considera «perxudicada aos efectos de reclamar os gastos relativos á asistencia sanitaria prestada».

Advierte el Sergas a la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Vigo de que el importe por la utilización de las ambulancias en el traslado de los heridos hasta los hospitales donde fue reclamado a Mapfre, «que desestimou a reclamación sobre a consideración de que a póliza subscrita non é de accidentes persoais ou de asistencia sanitaria». También subraya la aseguradora, según el letrado de la Xunta, que no se ha determinado de momento ninguna responsabilidad civil por ninguna autoridad judicial. De momento, ninguno de los afectados por el accidente ha cobrado cantidad alguna, según hacen constar abogados de los denunciantes. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Vimos a una chica atrapada por vigas y una placa de hormigón»