La Audiencia levanta por error la prohibición a Papuchi de acercarse a una víctima

La Audiencia deja en libertad al hostelero condenado por abusar de 16 menores y retira el alejamiento a cuatro denunciantes por los que fue absuelto y de un quinto joven por el que fue condenado. Las acusaciones han pedido que se subsane ese despiste.


VIGO / LA VOZ

El hostelero Carlos V., apodado Papuchi o el Papi, que fue condenado a 36 años de cárcel por abusos sexuales a 16 menores de Vigo, podrá seguir en libertad según ha dictaminado esta mañana la Quinta Sección de la Audiencia de Pontevedra, con sede en Vigo. No ve riesgo de reincidencia ni fuga. El principal argumento es que, en su día, pagó una fianza de 30.000 euros tras salir de prisión provisional en abril del 2018 tras pasar un año encerrado. Por si acaso, la sala mantiene la retirada de su pasaporte y la prohibición de salir del país.

En el auto de libertad se coló un error involuntario y las acusaciones han pedido a la sala que lo subsane. Resulta que el tribunal retiró la orden de alejamiento y protección sobre cinco menores, uno de ellos por error. Sobre cuatro de ellos no había pruebas de delito y el acusado fue absuelto y la Audiencia descarta cualquier riesgo sobre ellos. Pero, sorprendentemente, el quinto adolescente es una víctima que sufrió abusos por los que el hostelero fue condenado en el juicio. Este quinto nombre se coló por despiste en el auto dictado ayer y los representantes legales han reclamado que se arregle tal desliz.

El pasado lunes, en una vista, la Fiscalía y la acusación particular para reclamar que el considerado como el mayor depredador sexual de Vigo ingresase inmediatamente en prisión. Sería una medida provisional para evitar su fuga o que fuese reincidente aprovechando que sigue en la calle. Está obligado a vivir fuera de Vigo para mantenerse alejado de sus víctimas.

La Audiencia decidió que siga libre porque ya pasó un año internado provisionalmente en A Lama y, desde que volvió a la calle, el implicado no dio muestras de querer escapar de la Justicia para evitar su grave condena. El hecho de haber pagado una cuantiosa fianza reduce el riesgo de huida.

El implicado seguirá en libertad hasta que, dentro de unos meses, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia decida sobre el recurso de apelación de la sentencia que en breve presentará su abogado. Una vez que la condena sea firme, entraría en prisión, salvo que alguna sala superior revoque la resolución.

El letrado, en la vista del lunes, alegó que Carlos V. no se va a fugar porque tiene un fuerte arraigo en la comarca. Recalcó que convive con sus padres, a los que cuida. Este apego a la tierra fue un argumento de peso para que el tribunal optase por mantenerlo en libertad.

Respecto al riesgo de reincidencia, el abogado convenció a la sala al decir que, en sus 40 años, jamás delinquió, salvo en el breve período de los abusos y que, luego no hubo más incidentes.

Sin embargo, la Audiencia rechaza levantar la prohibición de viajar fuera de España y le continuará reteniendo su pasaporte. Papuchi alegó que necesitaba trasladarse a Portugal a buscar trabajo para ayudar económicamente a sus padres, pues él solo cobra 400 de un subsidio social para expresidiarios. Su abogado explicó que en España todos lo conocen y nadie lo contrata y sigue desempleado. Y además, es insolvente: «Ya no tiene yate, ni coche ni piso».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Audiencia levanta por error la prohibición a Papuchi de acercarse a una víctima