Aplazado 4 días el desahucio de una madre con dos niñas

La Federación Vecinal se comprometió a tener un piso el viernes


vigo / la voz

La ciudad de Vigo vivió ayer otro intento de desahucio de un domicilio por impago aunque por ahora el caso queda a expensas de lo que ocurra este viernes. La comisión judicial acudió a primera hora del lunes a un piso situado en el número 110 de la la avenida de la Hispanidad para proceder al desahucio de una madre que reside en la citada vivienda con sus dos hijas de corta edad. Al lugar acudieron miembros de la Federación de Vecinos de Vigo para tratar de ayudar a esta familia en el trance. Su presidenta, María Pérez, hizo un llamamiento a la ciudadanía sobre la situación que vive la mujer que tiene a su cargo a dos hijas de corta edad, de 6 y 12 años. «É unha situación moi grave xa que non teñen ingresos. Nestes intres nada máis que a risga ainda que tamén ten aprobado o bono social da Xunta, pero non atopan unha vivenda porque claro, a xente non se arisca a alugar a xente que non ten nómina», argumenta.

Finalmente, la federación vecinal consiguió para el desalojo in extremis, ya con el cerrajero en el portal. Según explicó Pérez, hablaron con el personal del juzgado que acudió a cumplir su cometido y lograron que alargasen el plazo cuatro días más. La propia presidenta de la Favec firmó un compromiso según el cuál ellos se encargarían de encontrarles un piso adecuado en ese tiempo, y entonces accedieron. La comisión judicial ya le había dado antes a la mujer el plazo de un mes, pero no pudo encontrar ningún alojamiento que se ajustara a sus circunstancias, ya que no puede hacer frente a un alquiler de más de 400 euros porque es más de lo que ingresa al mes para mantener a la familia. Ahora en la federación ya tienen localizado un posible piso para ellas y es cuestión de horas que les confirmarán su disponibilidad.

El caso se produce después de que hace menos de una semana, el martes pasado, un matrimonio que vive en el camino del Chouzo, que tendrá que entregar las llaves hoy mismo. José Rodríguez Otero y Begoña Martín Martín pagan una renta antigua de 140 euros mensuales desde hace 38 años. El matrimonio vigués subsiste con una risga de 470 euros mensuales como únicos ingresos y les resulta imposible alquiler otra vivienda con los actuales precios del mercado inmobiliario. El colectivo vecinal sigue haciendo un llamamiento público para tratar de ayudar a estas personas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Aplazado 4 días el desahucio de una madre con dos niñas