«El nexo Vigo-Múnich define mi deseo»

La artista viguesa Rut Massó vuelve a su ciudad de origen para exponer en Espacio SVT un proyecto que exhibe de forma simultánea en una galería de la urbe alemana donde reside


vigo / la voz

Hace diez años que Rut Massó (Vigo, 1970) no tenía la oportunidad de hacer en Galicia una exposición individual. La artista se fue a Alemania al terminar la carrera en la Facultad de Bellas Artes de Pontevedra (pertenece a la primera promoción). Junto a sus compañeros participó en sus primeras exposiciones colectivas que dieron visibilidad a esa nueva generación de creadores gallegos, pero pronto decidió ampliar fronteras y se asentó en Múnich, donde se ha desarrollado profesionalmente. Ahora regresa a casa con Blau Stunde/Hora azul, muestra que acaba de estrenar en SVT Espacio de Arte (Gran Vía, 129). Arranca con obras de su serie Vanitas (2009), y se prolonga hasta recoger algunas de sus últimas creaciones de la serie Retrovisor, que en las mismas fechas se expone en la galería Artothek & Bildersaal de Múnich.

-¿Ese proyecto simultáneo y de vocación internacional Vigo/Múnich, surgió por el camino o fue premeditado?

-No, no estaba previsto. Pero he de decir que siempre tuve el deseo de que salieran las cosas así y estoy encantada porque es un reflejo de mi situación. Yo quisiera tener un taller aquí, que no es tan fácil, y poder estar a caballo entre Galicia y Alemania. Por eso es curioso, ya que ambas exposiciones, y el nexo Vigo-Múnich, definen mi situación y mi deseo. Hay otros cruces interesantes, La exposición de Múnich se llama Retrovisor, así, en español, y trata precisamente de la simultaneidad temporal y espacial. Como cuando vas en coche y ves delante lo que vas a recorrer, y en el espejo, lo que has recorrido.

-¿No ha vuelto a exponer aquí porque no ha podido o porque no ha querido?

-La última individual la hice en la galería Sargadelos, en Santiago, y también participé en alguna colectiva, como El boceto del mundo, que se hizo en el Marco en el 2013. Lo que ocurre cuando estás fuera ya no es que sea más fácil o difícil, es que muchas veces los proyectos surgen de conversaciones, de encuentros que generan oportunidades y que obviamente si no estás, no se producen. Otro elemento bastante complejo es transportar la obra. Yo pinto normalmente tamaños muy grandes, que superan los dos metros, y obra pequeña. Precisamente la combinación de estas dos dimensiones es característica en mi obra.

-¿Cuánto tiempo lleva ya en Alemania?

-Me fui con mi hijo en 1997, al terminar la carrera. Tuve la suerte de obtener la beca de la Fundación Caixa Galicia, que me permitió completar mi formación en la Academy of Fines Arts. Lo que había planeado era estar un año, pero estando allí tomé la decisión de seguir y he estudiado la carrera de Bellas Artes dos veces. Yo siempre digo que llevo 20 años. Al atravesar esta frontera preferí no seguir contando pero van 22, lo que hace que casi esté a punto de haber vivido tantos años en Alemania como en España. Bueno, de hecho, trabajando fuera llevo más. Lo cierto es que me encantaría tener un taller en Vigo y otro allí.

-La crisis que ha afectado de lleno al sector del arte, ¿se nota también en su entorno?

-Hay mucha actividad pero también lamentos. La escena artística es reducida pero muy activa. Sé que en Vigo han cerrado muchas salas y galerías y asusta. Comparado con lo que pasa aquí, Múnich es una maravilla, por eso me parecen importantes iniciativas como Espacio SVT, un rincón pequeño para enseñar qué está haciendo la gente hoy en el arte contemporáneo. Para mí es un ejemplo. No hace falta una infraestructura enorme para activar buenas ideas que no se dejan llevar por un ambiente pesimista. Eso conecta con mi obra, donde el humor está siempre presente.

-Usted ha expuesto en el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo. ¿Vivió desde lejos su deriva?

-Sí. Me parece doloroso. Es triste que a la cultura no se la tome en serio. El proyecto del Marco era interesantísimo y un lugar de referencia. Yo espero que retome ese papel.

Obras. Hay piezas de las series Vanitas y Retrovisor. Usa elementos del barroco lleno de símbolos como calaveras y pompas de jabón, que representaban la fugacidad de la vida. Ella aborda con sarcasmo contemporáneo este género.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«El nexo Vigo-Múnich define mi deseo»