«A Vigo le va a acabar pasando lo mismo que a la Marbella de Jesús Gil»

Rubén Pérez es el candidato de Marea a la alcaldía de Vigo


Vigo / la voz

«Fuimos los primeros en decirlo», reivindica varias veces Rubén Pérez (Vigo, 1977) al hablar de los problemas de la ciudad, convencido de que el gobierno local lleva cuatro años intentando silenciar a Marea de Vigo.

-¿Por qué quiere ser alcalde de Vigo?

-Queremos recuperar una manera de entender la política en esta ciudad que ha estado 30 años desaparecida. Hay que enmendar lo que se ha hecho en estos años, la manera de entender el Ayuntamiento como instrumento político. Tiene que haber una alternativa progresista de verdad.

-¿El PSOE no lo es?

-Abel Caballero no tiene un proyecto progresista para esta ciudad. Tiene un proyecto que se basa en el absoluto control del gobierno local por parte de las concesionarias, con intereses privados en la gestión de los recursos públicos, que engordan sus cuentas de resultados. Los servicios sociales han quedado completamente desamparados, con una concejala que dice que quien duerme en la calle es porque quiere. Eso no es progresista.

-¿Qué etiqueta le pone?

-Populismo, en el peor sentido de la palabra. Una política de efectismo sobre la gestión de los recursos públicos. Ha sido el alcalde que, comparativamente, ha abierto menos dotaciones públicas. En cambio, ha utilizado la política de la cimentación y el ornato. Esto tiene un resultado electoral, pero la digestión política a futuro será difícil.

-¿A qué se refiere?

-A Vigo le va a pasar como a la Marbella de Jesús Gil o la A Coruña de Paco Vázquez. Cuando se acabe el ciclo político levantaremos las alfombras y veremos qué se ha hecho en esta ciudad; entonces, algunos grandes propagandistas bajarán la cabeza.

-¿Cuánto le queda a ese ciclo?

-No soy capaz de aventurarlo, pero creo que es buena la regeneración y la limitación de mandatos. Yo la ejerzo, porque defiendo que los políticos estemos un máximo de dos mandatos.

-O sea, dentro de cuatro años lo deja. ¿Y después?

-He compatibilizado el cargo de concejal con el trabajo en la empresa. Me gustan los políticos con trayectorias profesionales, los liberados políticos son un cáncer de la política.

-Hablaba de efectismo. Si a Caballero le da resultado, ¿será que la gente reclama esa política?

-Lo que se ha conseguido es pensar que en esta ciudad no hay problemas estructurales. Hemos conseguido crear una pantalla de colores, dinosetos y flores que no deja de ser un sucedáneo de la política local. Pensar que todo lo importante está resuelto y que podemos dedicar 1,9 millones a poner árboles en una rotonda, como en Praza de América, o forzar la eliminación de la deuda... es caer en la autocomplacencia.

-¿Qué es urgente?

-De los 250 millones del presupuesto del Concello, más de 120 van a empresas privadas para gestionar servicios públicos esenciales, pero no ha habido control sobre ellos. Nos falta una cuestión que se va a resolver cuando las administraciones empiecen a hacer algo en positivo. Parece que tenemos un gen atávico recesivo entre los vigueses y las administraciones para llegar a consensos.

-Entre otras, toca renovar las concesiones del bus y del agua. ¿Qué proponen?

-Derivamos 14 millones de euros a la concesión del transporte. La respuesta de Vitrasa es poner un tranvía en una calle. Quien asesinó la posibilidad de tener tranvía exhibe el cadáver. Queremos que se abra la concesión.

-¿Se refiere a remunicipalizarla? ¿Habrá funcionarios conduciendo el autobús?

-Se remunicipaliza creando una empresa pública, subrogando a los trabajadores actuales. Como Sevilla o Gijón.

-¿El servicio es más caro?

-No, se ha demostrado que abarata los costes. Cada vez hay más datos que dicen que la gestión directa de los servicios es más económica. Y además puedes introducir cláusulas sociales. Por ejemplo, en Sevilla tienen la gestión del agua y garantizan 3 metros cúbicos de consumo gratuito para todo el mundo. Aquí no, se le corta a quien no puede pagar.

-¿Municipalizar el agua rebajará el recibo?

-Evidentemente. Eso es lo que hemos visto en Valladolid. Y además no se corta a la gente el agua por no pagar. Aunque igual la concejala de Política Social dice que se le corta a quien quiere...

-Autobús, agua... ¿algún servicio más que quieran recuperar?

-La recaudación ejecutiva, que está planteando un ere. Queremos un informe como el de Zaragoza, que ha puesto más de cien servicios que se realizan por empresas externas sin tener ninguna justificación para tenerlos privatizados. Europa está avanzando por ahí.

«El principal maltrato que tiene la ciudad es por parte del Estado y no se está resolviendo»

Rubén Pérez echa en falta un mecanismo colaborativo entre administraciones y pone como ejemplo el Consorcio de Santiago. Cree que serviría para artitrar temas como el de O Marisquiño.

-Ustedes creen que la Diputación debe desaparecer de Vigo.

-Es que al PSOE y al BNG se les olvida esto cuando gobiernan. Creemos que el Área Metropolitana debe servir para mancomunar servicios y que la Diputación desaparezca del ámbito de Vigo, quitándole los recursos correspondientes.

-Al ciudadano, ¿qué más le da que se llame Diputación o Área Metropolitana?

-El Área permite crear consorcios públicos, para gestionar servicios. La ley permite que gestione transporte, residuos, agua, promoción turística, la extinción de incendios, diseño urbanístico…

-¿Marea de Vigo ha logrado pactar algo con el gobierno local?

-Es imposible pactar con Abel Caballero. Hemos presentado mociones como pedir un párking en el Cunqueiro, en la que nos pusieron finos y a los quince días anunciaba lo mismo. Es una persona que no entiende ni la más mínima regla democrática. La figura del cesarismo del alcalde impide cualquier acuerdo.

-Siendo un poco cínicos, si no consiguen que Caballero pacte nada, ¿qué más da que Marea tenga un concejal o cinco?

-Hay que tener un pie en la calle y otro en la institución. El que quiera tener los dos en la institución se equivoca. La visibilización de más concejales nos permite llegar a más sitios. Abel Caballero necesita que alguien fiscalice su gestión. Somos el único voto útil para condicionar las políticas desde la izquierda.

-Con el accidente del Marisquiño asistimos a un peloteo entre las administraciones. ¿Cómo se resuelve?

-Tenemos un problema que es que no existe un mecanismo colaborativo entre administraciones. Santiago tiene el Consorcio. ¿Cómo no hay algo similar en Vigo?

-¿La Xunta maltrata a Vigo?

-La Xunta maltrata a Galicia, a las grandes ciudades. Santiago, A Coruña y Vigo han recibido mucho menos de lo que aportan al PIB porque siempre ha priorizado sus caladeros electorales, que son las provincias interiores. El principal maltrato que sufre Vigo es por parte del Estado y no se está resolviendo, porque hay infraestructuras que necesita la ciudad y dependen del Ministerio de Fomento.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

«A Vigo le va a acabar pasando lo mismo que a la Marbella de Jesús Gil»