Cerca de 1.300 conductores condenados al año por circular ebrios o drogados

La provincia de Pontevedra es la que más sentencias dicta de Galicia por el alcohol


VIGO / la voz

La reciente detención dos taxistas drogados y otro ebrio destapan un problema grave en la provincia de Pontevedra, donde hay el mayor número de conductores procesados por circular bajo la influencia del alcohol o de sustancias tóxicas. Los jueces de la provincia dictan cada día una media de cuatro sentencias contra conductores que se subieron al coche con unas copas de más o tras consumir estupefacientes. Se trata de la media más alta de Galicia pues en el último año se contabilizaron casi 1.300 sentencias contra conductores ebrios o drogados en la provincia. La inmensa mayoría de los infractores acabaron condenados.

El mayor número de conductores de Galicia que fueron sentenciados por circular bajo la influencia del alcohol y las drogas son de la provincia de Pontevedra. Los fiscales de las Rías Baixas pidieron condenas en el 2018 para 1.296 conductores pillados ebrios o drogados al volante, frente a los 1.235 de A Coruña, según desvela la memoria del 2019 de la Fiscalía General. En general, el juez los consideró culpables de cometer delitos contra la seguridad vial.

En el ránking estatal, la provincia de Pontevedra ocupa la posición doce de España con mayor incidencia de alcoholismo en las carreteras si se tienen en cuenta las diligencias urgentes realizadas por la Fiscalía. Solo le superan Girona, Las Palmas, Baleares, Tenerife, Málaga, Sevilla, Murcia, Alicante, Valencia, Madrid y Barcelona.

La Fiscalía también promovió procesos judiciales contra otros infractores viarios en la provincia. Por ejemplo, logró sentencias para 846 conductores que circulaban por las carreteras de las Rías Baixas sin tener licencia ni permiso, pues o no lo habían obtenido nunca, habían perdido todos los puntos o el juez les había retirado el carné. Es la cifra más alta de Galicia (en A Coruña, se registraron 631).

La acusación pública también llevó a juicio en el último año a 75 conductores de la provincia que se negaron a realizar las pruebas de alcoholemia y de drogas, frente a los 40 de A Coruña.

La provincia de Pontevedra también registra el número más alto de conductores procesados por conducir con exceso de velocidad en el 2018. Fueron sentenciados once, frente a los ocho de A Coruña.

La incidencia de los delitos contra la seguridad del tráfico tiene su reflejo en que ocupa el tercer puesto por número de investigaciones abiertas y juicios rápidos en la provincia en el 2018. Suman casi 2.800 asuntos, un volumen criminalístico solo por debajo de los delitos contra el patrimonio (hurtos, robos y daños) y los de lesiones.

«De los tres taxistas que dieron positivo, dos ya no trabajan y con el otro será igual»

Los recientes casos registrados en apenas una semana de tres taxistas que dieron positivo, dos en drogas y uno en alcohol, han sido un mazazo para el sector que día a día se esmera por mejorar su atención para ahuyentar la llegada de competencia.

El presidente de la cooperativa y de autopatronos del taxi de Vigo, Manuel Chorén, justificaba ayer en el programa «Voces de tu ciudad», conducido por Bibiana Villaverde, que «lo que pasó en esa semana no lo había visto en los 35 años que lleva de profesión.

«De los tres taxistas que dieron positivo, dos ya están fuera de servicio, no están trabajando, y el otro espero que siga hoy el mismo camino. Se les abrieron expedientes sancionadores para retirarles el carné», comentaba en el programa de Radio Voz el representante mayoritario del sector en Vigo.

Aunque la sanción recae sobre los propios conductores, cree que también tienen cierta responsabilidad los autónomos que contratan a estos asalariados «por meter la pata». «Hay mucha gente jubilada que ya no trabaja y se lo da a otras personas que no tienen que ver con esto. Alquilan la licencia y solo buscan dinero. Para que sea rentable trabajan doce y catorce horas, es una explotación. Tiene que haber un convenio provincial para que deje de suceder esto. Llevamos muchos años pidiéndolo», destaca Chorén. Y eso que Vigo es una de las ciudades en las que para conducir un taxi se exige no tener antecedentes penales; de los contrario, el Concello no les autoriza a trabajar.

Élite

La junta directiva de Élite Taxi Vigo, segunda asociación de la ciudad y la única representativa del asalariado en el taxi, también ha mostrado su rechazo por lo sucedido a través de una nota: «Ante los últimos episodios acontecidos de positivos en alcohol y drogas, incluida la conducción temeraria, por parte de ‘compañeros’ en servicio, mostramos nuestra absoluta repulsa a los hechos. Son actos intolerables y de una falta total de profesionalidad, por parte de los conductores implicados».

Advierte a los profesionales de la necesidad de ser conscientes de que los clientes confían en ellos para que les lleven a su destino con total garantía y seguridad. «Entendemos que desde el Concello se tomará la decisión de retirarles el carné municipal a los conductores implicados, de oficio», añade.

El comunicado concluye aún con más dureza: «Esperemos que el aviso a navegantes sea efectivo. Queremos el palo del gallinero limpio, el que no esté dispuesto a prestar un servicio a la altura del ciudadano, en el gremio del taxi sobra y perseguiremos su mala praxis».

Los profesionales esperan que las medidas adoptadas por lo sucedido sirvan de escarmiento para que no se vuelvan a repetir y no echen por tierra todo el trabajo desarrollado en los últimos tiempos. Agradecen la labor de la Policía Local por velar por la seguridad de los clientes y por colaborar en sanear este tipo de casos puntuales que tanto daño les hacen.

Pillan a un fugitivo porque iba ebrio en moto y sin seguro

Un nuevo caso de embriaguez al volante saltó ayer en Vigo. Esta vez, la intoxicación era tan evidente que delató a un fugitivo de la Justicia que circulaba en moto cometiendo varias infracciones de tráfico. El prófugo fue detectado a las 7.30 horas de ayer en la avenida Arquitecto Palacios, en la circunvalación de Castrelos. Los agentes le hicieron la prueba de alcoholemia y el piloto dio un positivo judicial, pues superaba la tasa de 0,60 de alcohol en sangre (más del doble de lo autorizado), lo que le obligará a comparecer en el juzgado de guardia. Pero hubo más sorpresas. Al comprobar su documentación, los agentes descubrieron que un juez había dictado una orden de busca y captura contra él y de averiguación de su domicilio. Además, la moto tampoco tenía seguro de accidentes, lo que supone otra infracción más contra la seguridad del tráfico. Con este cúmulo de irregularidades, la policía local le invitó a entrar en el coche patrulla y acompañarlos a la jefatura local.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cerca de 1.300 conductores condenados al año por circular ebrios o drogados