Cuarto milenio en Vigo

Era impensable que en esta ciudad fuese a gobernar el alcalde más votado de España


Cosas que uno jamás creería que iba a llegar a ver: atacar naves en llamas más allá de Orión, contemplar rayos C brillar cerca de la puerta de Tannhauser... y que en Vigo gobernase el alcalde más votado de la historia en las grandes ciudades de España. Ciencia ficción. Pero solo faltan dos semanas para que lo último -quizás lo más inverosímil hasta hace unos años para quien atesore algo de memoria- sea realidad.

Lo que está ocurriendo es un fenómeno paranormal. Impropio del tercer milenio que apenas hemos empezado a vivir y que, políticamente, está marcado por la fragmentación de partidos y por los extremismos. No es normal que la estimación de voto de un candidato roce el 65 %, ni que obtenga un 7,8 de nota mientras todos los demás suspenden, ni que entre el 63 y el 80 % de quienes votaron a sus rivales digan que la ciudad mejora. Hace cuatro años hablábamos de calles reformadas y de confrontación con la Xunta, y ahora de algo más. A los críticos que aún sobreviven no les gusta su inglés, pero a la mayoría sí le gusta ver que «the lights» y «the music» se traduce, a la postre, en miles de visitantes.

Manuel Soto tuvo que apoyarse en tránsfugas para mantenerse doce años en el cargo. Abel Caballero está a punto de pulverizar esa marca y lograr un registro sin precedentes. La única discusión está en saber si sube a 19, 20 o 21 concejales de un total de 27. Extraterrestre.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

Cuarto milenio en Vigo