Papuchi, el depredador sexual de Vigo que llegó a su juicio preguntando de qué lo acusaban

Usaba sus negocios y las redes sociales para captar a víctimas, 16 menores de edad, según la sentencia que lo condena a 36 años

El hostelero Papuchi, a la derecha de la imagen, junto a su abogado, llegando en febrero a los juzgados de Vigo
El hostelero Papuchi, a la derecha de la imagen, junto a su abogado, llegando en febrero a los juzgados de Vigo
e. v. p.
Vigo

Carlos Viéitez se mostró siempre inocente. Ni las pruebas acumuladas contra él, que lo retrataban como un depredador sexual insaciable, hicieron tambalear la fachada de empresario honorable que él mismo sustentaba como mejor estrategia para defender su inocencia. Tal vez por eso, en la sentencia, el tribunal subraya que el discurso de Papuchi se asentaba en una carrera hacia adelante basada en la mentira. Incluso en el juicio, muy esperado por la dimensión del escándalo que levantó la investigación policial, sorprendió comprobar su actitud al asegurar que ni sabía los motivos por los que se sentó en el banquillo de los acusados.

Llegó a deslizar que, a su entender, aquellos jóvenes eran mayores de edad. La realidad, en forma de fotografías y testimonios coincidentes, situaban a Papuchi -llamado así durante la investigación porque era el apodo que le puso una víctima en su móvil- como autor de un reguero de abusos a menores siguiendo siempre el modus operandi propio de un depredador sexual que aprovechaba la liquidez que le generaba su negocio, o su acomodado patrimonio, para seducir a jóvenes. En lo que no cayó, tal vez cegado por su irracional apetito sexual, es que las nuevas tecnologías que usaba para captar víctimas acaban desmontando toda privacidad con la captura de un simple pantallazo.

 

Papuchi, condenado a 36 años de cárcel por abusar sexualmente de 16 menores

J. R. / E. V. Pita

La Fiscalía pedía 54 años para el empresario, que negó siempre su culpabilidad pese al reguero de testimonios y pruebas que lo retratan como un depredador sexual

Carlos Viéitez, alías Papuchi, abusó sexualmente de 16 menores según la sentencia judicial que le condena a 36 años de cárcel, pena menor a la solicitada por la Fiscalía, que reclamaba 54. El fallo, de la sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo, no deja lugar a dudas al secundar la acusación planteada por la Fiscalía.

Los hechos juzgados y demostrados ocurrieron entre los años 2015 y 2017, momento en el que las víctimas tenían edades que iban de los 15 a los 16 años, aunque también había adolescentes de 13 y 14. La fiscal sostiene que Papuchi (apodado así en la investigación porque apareció con esa denominación en el móvil de una víctima) aprovechó de su trabajo en un restaurante próximo a la zona «de moda» de los jóvenes para entablar contacto con ellos. El condenado, un depredador sexual según lo expuesto en el fallo, lejos de buscar solo amistad se interesaba por otro tipo de relación «de naturaleza sexual».

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Papuchi, el depredador sexual de Vigo que llegó a su juicio preguntando de qué lo acusaban