La reconstrucción del crimen de Sárdoma será en mayo

El supuesto parricida prevé colaborar en los escenarios clave del homicidio: la casa del padre y un descampado


VIGO / LA VOZ

El trabajador del naval de Sárdoma que, supuestamente, mató a golpes a su padre de 81 años, Manuel Alonso Rivas, prevé colaborar en la reconstrucción del crimen que el juzgado ha organizado para el diez de mayo. La agresión mortal se produjo el 27 de diciembre del 2018 pero el cadáver tardó doce días en ser descubierto por unos vecinos que buscaban al anciano desaparecido.

En esta nueva prueba, el titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Vigo, la Fiscalía y la defensa recorrerán los dos escenarios claves del homicidio. Todo apunta a que el implicado explicará su versión de lo ocurrido. Reconoce parcialmente su autoría, al menos una riña con el padre, pero otros detalles dice que no los recuerda.

La comisión judicial volverá a la vivienda donde residía el padre, situada en la misma finca que la casa de su hijo. Allí probarán a recrear la riña en su lugar exacto, los movimientos que tuvieron la víctima y su supuesto homicida, e incluso dónde cogió el arma homicida, que se supone que fueron dos: una especie de machete y un objeto metálico contundente, los cuales no han aparecido.

También examinarán el descampado de un cañaveral situado a 500 metros, cerca del regato Eifonso, donde el implicado cubrió el cadáver con cañas, trapos y una bolsa de basura.

Todo apunta a que la reconstrucción se hará por la tarde, con una luminosidad cercana a la hora del crimen. Además, el juez de atender primero a una toma de declaraciones testificales. A lo largo de esta semana, han declarado varios testigos. Ayer lo hicieron dos policías nacionales que investigaron los hechos.

Uno de los interrogantes es averiguar cómo el implicado, que carece de coche propio y se mueve en bicicleta, pudo trasladar el cuerpo rígido y corpulento del padre a lo largo de 500 metros sin ser visto por los vecinos. Al ser invierno y de noche, es posible que no transitasen peatones ni coches por la calle. Y los altos muros de las fincas dificultan la visión.

Existe la sospecha de que, o bien, transportó el cadáver en la carretilla de la leña que usaba su padre, lo que le dejaría unas erosiones en los tobillos, o bien, lo cargó al hombro con una fuerza extraordinaria al estar en shock.

Tampoco ha trascendido la ruta que el sospechoso tomó para trasladar el cuerpo desde la casa al campo. Hay dos caminos posibles, uno por arriba, por una vieja correidoira cubierta con altos muros de piedra que lleva directamente al cañaveral. El otro por abajo, por un lavadero, y luego siguiendo la orilla del regato, por donde solía pasear el padre.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La reconstrucción del crimen de Sárdoma será en mayo