«La cárcel hace máquinas del mal», dice el pistolero de San Xoán

El fiscal advierte al jurado que si al acusado le rebajan la pena «saldrá y se cargará a otros dos»


vigo / la voz

El jurado del juicio al acusado de asesinar de un tiro a quemarropa a un joven en una playa en San Xoán se ha retirado a deliberar tras oír ayer las conclusiones del fiscal, el abogado de la familia de la víctima y la defensa. En su derecho a decir la última palabra, el exconvicto José Luis Luna leyó una carta en la que pidió «perdón», dio su «más sincero pésame» a los allegados y se mostró «arrepentido de esa mala noche» en la que salió de casa. Este politoxicómano de Teis de 46 años contó que su niñez fue un «tormento», su vida estuvo inmersa en violencia y drogas, se volvió «desconfiado» por miedo a que le hiciesen daño. Dijo que «el sistema carcelario no reinserta, crea máquinas del mal» y que, debido a su edad, la condena será su «muerte en vida». Garantizó que si saliese antes, «sería incapaz de hacer daño a nadie».

La acusación pública pide entre 35 y 42 años de prisión por cuatro delitos. Veinte años, por el asesinato de Álvaro Daniel Beltrán, de 25 años, al que Luna, supuestamente, mató con un revólver Astra 357 Magnum porque le increpó cuando se puso a orinar sobre dos chicas que dormían en la playa de Arealonga, en Chapela, en la noche de San Xoán del 2017. El fiscal dice que el tiro fue «hecho a traición, con malicia» y «brutal» por el revólver de gran calibre. En palabras del abogado de la familia, el tiro «reventó» el corazón de la víctima, a la que mató con «frialdad».

El fiscal advirtió al jurado que, si benefician al acusado con una atenuante, «en cinco años se va a la calle y se carga a otros dos».

Luna alega que esa noche ingirió muchos ansiolíticos y luego bebió «gin tonics y cerveza», por lo que solo tiene «vagos recuerdos». Su abogada intentó ayer convencer al jurado de que sufre trastornos disociales de personalidad y una impulsividad que, junto a las pastillas y el alcohol, generó un «cóctel explosivo». Pide la absolución con las eximentes o atenuantes de trastorno mental, embriaguez o síndrome de abstinencia.

Sin embargo, los forenses psiquiátricos descartaron ayer la enfermedad mental y creen que su trastorno solo es antisocial debido a su personalidad «fría, distante, sin empatía, incapaz de ponerse en el pellejo de otros». No tomar metadona no le generó el mono, añadieron. En la asociación de ayuda al toxicómano Cedro confirmaron que llevaba meses «limpio» de drogas.

La Fiscalía también acusa a José Luis Luna de tratar de asesinar por la espalda a un testigo, Eduardo P., que se salvó de «milagro» de un tiro. La abogada replica que, de querer matarlo, no hubiera fallado. El fiscal también lo acusa del intento de homicidio de los dos policías nacionales que lo arrestaron o, alternativamente, de atentado, penado con tres años.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«La cárcel hace máquinas del mal», dice el pistolero de San Xoán