Institutos de toda España usan un robot de 20 euros creado en Vigo

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Oscar Vázquez

Cientos de profesores de educación secundaria replican copias del autómata mClon para que sus alumnos lo monten y programen en sus talleres de prácticas de Tecnología

04 abr 2019 . Actualizado a las 21:54 h.

Unos makers (fabricantes caseros) y profesores de tecnología de Vigo han ideado cómo producir por 20 euros el clon del robot comercial que usan muchos institutos de secundaria para hacer practicas. El autómata original, mBot de MakeBlock, cuesta casi cien euros y, debido a su precio, no hay suficientes unidades disponibles para cada grupo de 25 alumnos. El clon, bautizado como mClon, solo vale 20 euros y un profesor con un bajo presupuesto puede comprar las piezas para fabricar diez unidades, que luego montan sus alumnos. Su aspecto es el de un coche de grandes faros con los cables por fuera, pero funciona. El prototipo del clon se lanzó en abierto en octubre y ya suma cientos de copias. Lo replican profesores de Galicia, Valencia, Zaragoza, Barcelona, Andalucía y de países como Argentina, Brasil y Portugal. En la red social Telegram tiene cien seguidores y 30 profesores han ido a aprender a montar un clon en los obradoiros del colectivo maker vigués A Industriosa.

Una impulsora de la idea es María Loureiro, profesora del IES Primeiro de Marzo de Baiona y una maker de A Industriosa. El 9 de febrero presentó el mClon en el Congreso Nacional de Tecnología celebrado en Málaga. Un vídeo promocional define al autómata made in Vigo como un robot educativo con programación abierta. La máquina rueda por un circuito, frena al detectar una lata de refresco y su brazo mecánico la aparta.

«Non fabricamos robots, compartimos o coñecemento (material necesario, pasos que hai que dar na montaxe, probas de funcionamento, prácticas e retos de programación). Con esa información aberta calquera persoa pode montarse o seu robot. Temos noticias de mClons montándose en moitos institutos tanto de Galicia como do resto do estado e doutros países», dice María Loureiro. Recalca que los ingenios comerciales «xa veñen feitos e co clon o alumno ten que empezar a montalo de cero».