Vergüenza


La Universidad de Vigo acaba de dar un espectáculo lamentable. Una auténtica vergüenza. Para desactivar el macrobotellón que cada año celebran los alumnos de Industriales, por la festividad de San Pepe, el Rectorado contrató a guardas de seguridad de la empresa Prosegur que no tuvieron mejor idea que desalojar a los estudiantes de la plaza Miralles e invitarlos a seguir la fiesta en el parque forestal de Beade. Es más, como contó ayer La Voz, los agentes incluso acompañaron a los energúmenos hasta los merenderos del parque, situado a escasos metros del campus universitario.

El resultado de este despropósito queda muy claro en las fotos del día siguiente. Los universitarios de Vigo arrasaron el espacio natural. Convirtieron un parque forestal en un vertedero, además de practicar destrozos de todo tipo. Para colmo, el Concello no habilitó cuadrillas de limpieza, ni siquiera después de recibir llamadas de vecinos de Beade y de personas que fueron a pasar el festivo al aire libre y se encontraron con el desastre.

El Rectorado tiene que explicarse y, probablemente, pedir disculpas públicas. La Escuela de Ingeniería Industrial debe meditar mucho sobre su responsabilidad en este despropósito. Y se hace difícil pensar qué opinará la Oficina de Medioambiente o cualquier profesor o alumno de Ecología, por ejemplo, sobre esta salvajada indecente. Si ir a destruir un paraje natural es para lo que está una universidad. Porque esto no puede repetirse. Hoy toda la comunidad universitaria de Vigo solo puede sentir vergüenza.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Vergüenza