Vigo necesita 13 médicos más para cumplir el nuevo tope de 1.400 pacientes

El Sergas contratará 60 en toda Galicia en dos años para rebajar los cupos


Vigo / la voz

El Servizo Galego de Saúde está tratando de despejar la crisis de la atención primaria de toda Galicia y para ello ha firmado un acuerdo con los representantes de los colegios médicos y de las sociedades científicas. Ese documento recoge el compromiso de que en los próximos dos años se crearán unas 60 nuevas plazas de médico de familia para toda Galicia. El acuerdo dice que se adjudicarán «con preferencia a los centros de salud con cupos medios superiores a 1.400 tarjetas sanitarias, ajustadas por complejidad, y con porcentajes de pacientes mayores de 75 años mayor del 15 %».

Para cumplir ese nuevo tope de 1.400 pacientes de media en cada centro de salud, en la ciudad de Vigo harían falta al menos ocho médicos de familia más, según un análisis realizado por La Voz a partir de los datos de población de cada centro de salud y de los doctores que tiene disponibles. Los datos de población son de finales del 2017, aunque no se espera que en los últimos catorce meses haya habido grandes variaciones. Con el mismo análisis se concluye que en el resto de municipios del área de Vigo harían falta al menos cinco doctores para cumplir el tope de 1.400.

En total, pues, serían trece médicos para el área sanitaria de Vigo, que son un 22 % de las 60 plazas que ha comprometido el gerente del Sergas, Antonio Fernández-Campa, en el documento firmado el miércoles. Se trata de un porcentaje muy similar al que representa la población total del área sanitaria de Vigo sobre el conjunto de Galicia.

Los ambulatorios que superan las 1.400 tarjetas por médico en la ciudad son los de Pizarro (bautizado como Taboada Leal y ubicado en el edificio anexo del antiguo Xeral), Coia, Colmeiro, Coruxo, Lavadores, López Mora y Matamá. La peor situación la sufre López Mora, un centro con unas instalaciones antiguas y con 1.577 usuarios por médico. Le siguen Matamá, Lavadores y Bolivia, todos ellos con más de 1.470 personas por facultativo, por término medio.

Más allá de la ciudad, los centros más congestionados son los de Val Miñor (A Ramallosa), Ponteareas, O Rosal (con el consultorio de Tabagón), Tomiño (con el consultorio de Goián) y Tui. Pero los cupos en el rural son complejos. Hay casos como Fornelos de Montes, por ejemplo, donde hay 1.567 pacientes adultos en total. Con un solo médico se superan los 1.400, pero si se dota de dos a ese ambulatorio los dos profesionales se quedarían con un cupo escaso.

 

Actualmente hay 198 médicos de cabecera de adultos en la ciudad. Un total de 57 tienen el cupo abierto, es decir, admiten más pacientes de manera automática, cuando el ciudadano lo pide. El resto tienen el cupo cerrado, así que solo aceptan usuarios por cambios de domicilio o por acuerdo entre el paciente y el propio doctor. Prácticamente, solo uno de cada cuatro admite pacientes nuevos, a pesar de que la ley gallega garantiza que cualquier ciudadano podrá elegir médico de cabecera. En los municipios del entorno hay 72 cupos abiertos entre 167 plazas.

La media de Vigo sí está por debajo de los 1.400. En los últimos años se han marcado varios límites. Hace doce años, el Gobierno de Touriño lanzó un plan para que la media se quedase en 1.250 usuarios, pero no llegó a ejecutarse. En Vigo ciudad, cada facultativo tiene ahora 1.347 personas a su cargo, dos menos si se tiene en cuenta toda el área sanitaria. La diferencia es que para el nuevo tope de 1.400 no se tiene en cuenta a cada doctor individualmente, sino que es la media del centro de salud.

 

El límite que propone Madrid obligaría a hacer 100 contratos

Al mismo tiempo que el Sergas se comprometía a que la media de los cupos de los centros de salud esté por debajo de 1.400 personas por médico, el Ministerio de Sanidad daba a las comunidades autónomas un borrador de propuesta para reformar la atención primaria. En ese documento, no vinculante, el ministerio fija que para el 2025 los «cupos aceptables» serían de mil personas por cada médico de cabecera. Para que esa limitación se cumpliese solo en la ciudad de Vigo, haría falta contratar a 104 nuevos doctores de familia, lo cual significaría aumentar la plantilla en un 53 %. Pero ese borrador ha de ser debatido con las comunidades, que son las que tienen las competencias de gasto en sanidad.

Otra dimisión más en primaria

Los jefes de servicio y unidad dimitidos ya son 24, según fuentes del colectivo, después de que un doctor se sumase a la protesta colectiva por el deterioro de la asistencia en los centros de salud de Vigo y renunciase anteayer. La gerencia del área tiene constancia oficial de 22 peticiones voluntarias de cese.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vigo necesita 13 médicos más para cumplir el nuevo tope de 1.400 pacientes