La borrasca Laura pone en jaque a la ría

Desprendimientos en la AP-9, inundaciones cortes de calles y la flota amarrada por vientos de más de 100 kilómetros por hora

;
Susto en la autopista Derrumbe de un terraplén de diez metros de altura

vigo / la voz

La ría de Vigo registró precipitaciones de casi 50 litros por metro cuadrado. Entre la noche del martes y la mañana del miércoles, según el 112, la ciudad fue el municipio de Galicia donde más se dejó notar la borrasca Laura. La Policía Local atendió 125 incidencias desde las tres de la tarde del martes hasta las cuatro de la madrugada de ayer, según informó el alcalde, Abel Caballero. La mayoría de ellas fueron por la retirada de objetos en la vía pública o inundaciones en viviendas y locales comerciales.

El momento de mayor intensidad de lluvia se produjo entre las 21.00 y las 22.00 con más de 17 litros por metro cuadrado. Los servicios de emergencia atendieron llamadas por ramas y postes caídos, dos muros con desprendimientos de tierra, accidentes de tráfico sin heridos e incidencias en el alumbrado público. El temporal provocó el levantamiento de tapas de registro y caídas de árboles. En Vigo, la inundación más grave tuvo lugar en la calle Olímpicos, que estuvo cortada por espacio de dos horas al ser imposible circular debido a la profundiad y extensión de agua acumulada. También se registró otra inundación en la estación de autobuses de la avenida de Madrid.

Los Bomberos de Vigo acudieron por la noche a achicar el agua a una vivienda en el número 29 de la calle Uruguay, en el centro de Vigo, porque había filtraciones a causa de la rotura de un canalón. Más tarde acudieron al número 12 del Camiño Vello, en Lavadores, para retirar un árbol caído en la calzada. Durante la tarde de ayer retiraron varios más.

A las 16.40 horas de ayer, se desprendió un talud de tierra sobre la calzada de la autopista AP-9, a la altura de A Madroa. Un coche que frenó bruscamente para esquivar las rocas, ramas y tierra recibió un golpe por alcance de otro vehículo. La Guardia Civil de Tráfico cortó un carril en sentido a Pontevedra, para limpiar la tierra y los vehículos circularon por el segundo en este tramo de Puxeiros.

Algunos barcos mercantes aprovecharon para fondear al abrigo de las islas Cíes. Con ráfagas de más de 100 kilómetros por hora en Cangas y Oia, la flota de bajura permaneció amarrada en los puertos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La borrasca Laura pone en jaque a la ría