La sentencia de Galaria aflora 20 años de guerra por el control de la resonancia

El jefe de radiología denunció ante el juez la oposición de médicos y gerentes


Vigo / la voz

La sanidad pública hace resonancias en Vigo desde 1996 y desde ese momento hay una pugna en la radiología por esa prueba, la más avanzada de las técnicas de imagen. La Xunta creó la empresa Medtec y le reservó en exclusiva las resonancias: el servicio de radiología de Medtec (ahora Galaria) hacía esa prueba y la vendía, que tenía su propio servicio de radiología en el Xeral y en el Meixoeiro. Esa pugna se convirtió en guerra abierta en el año 2002, según se desprende de la sentencia del Juzgado Contencioso Administrativo número 1 de Vigo, que ayer adelantó La Voz, y que dictamina que el Servizo Galego de Saúde puede organizar como quiera la realización de las resonancias y no como pretenda la empresa pública Galaria, que quiere mantener el control de la prueba.

El 2002 es un momento importante en todo este proceso. Es el año en el que se constituyó un área de servicio compartido, es decir, una estructura llamada a coordinar el servicio de radiología del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) y el de Galaria. La dirigía el jefe de servicio del primero, Xan Vieito. «A partir de ese momento», recoge en la sentencia el magistrado Luis Ángel Fernández Barrio, «el señor Vieito, en cuanto coordinador asistencial, trató de materializar el pretendido servicio compartido, pero, tal y como ha declarado en el seno de este proceso [judicial], se encontró con la oposición de ciertos facultativos de Galaria y con la falta de apoyo de las gerencias sucesivas».

Era una guerra abierta que impidió que el área que debía dar unidad a la radiología funcionase. Y esto tiene consecuencias. Los radiólogos funcionan a demanda: cuando otro facultativo pide una prueba, la hacen. Pero ellos reivindican que su trabajo también consiste en decidir qué prueba se adecúa mejor a las necesidades de cada enfermo. Como las resonancias funcionan al margen del resto, este proceso no se puede hacer. «Se descobres unha lesión nunha ecografía, o único que necesitas é unha técnica para confirmala. Se se pasa a outro radiólogo ten que volver empezar de cero. Tárdase máis e faise peor», resumía Xan Vieito en una entrevista en La Voz en mayo del 2016. Ayer no quiso hacer declaraciones.

El resultado es que en Vigo se hacen el doble de resonancias que en otras áreas de población similar como A Coruña o Santiago, según las cifras oficiales, aunque desde la empresa pública Galaria dice que no hay tanta diferencia con esas áreas. Pero el Consello de Contas ha cuestionado «a elevada proliferación de exploracións per cápita efectuadas no Chuvi».

El Sergas impulsó en mayo del 2016 una integración funcional de la resonancia, que no era más que un programa para que los radiólogos del Chuvi hiciesen esas pruebas y los de Galaria pasasen a hacer también tacs y ecografías. Solo en febrero del 2018 se empezaron a organizar las agendas conjuntamente, bajo el mando del jefe de servicio. Los radiólogos de Galaria -incluida la jefa de la unidad de diagnóstico por imagen- presentaron entonces un recurso contra la «intromisión», que finalmente acabó en una demanda que ahora han perdido. El juez recuerda que el comité que forman ambos servicios ha sido inútil.

Los tres radiólogos de Galaria que demandaron tienen quince días para recurrir. Pero las sentencias no resuelven el tema de fondo. El Sergas hizo en junio del 2018 un plan de resonancia que reserva a la empresa pública el 65 % de todas esas pruebas. Los radiólogos del Chuvi lo han recurrido y los jefes de servicio del hospital han presionado al conselleiro para que se reformule. Todavía están esperando. Los jefes médicos ya habían pedido a Rocío Mosquera la integración de la resonancia en el hospital con la oportunidad de abrir el Cunqueiro. Mosquera no lo hice y hoy es la gerente de Galaria.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La sentencia de Galaria aflora 20 años de guerra por el control de la resonancia