Aeroespacial participa en un proyecto de evacuación segura en incendios

edith filgueira OURENSE / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Santi M. Amil

Cuatro empresas y dos equipos de investigación desarrollan un programa para prevenir fuegos

26 ene 2019 . Actualizado a las 10:07 h.

Dos años es lo que calculan los participantes en el programa Topacio que tardarán en desarrollar su proyecto para controlar las masas forestales próximas a carreteras. El objetivo principal es emplear la última tecnología para evitar que tragedias como la de Chandebrito y Pedrógão Grande se vuelvan a repetir, lo que otorga a la iniciativa un interés internacional.

Mediante satélites de observación y sistemas aéreos no tripulados (los comúnmente conocidos como drones) se obtendrá información del estado de las franjas de vegetación en las inmediaciones de vías de comunicación -carreteras y caminos- y núcleos poblacionales para mejorar y reforzar el control forestal. Higinio González, investigador principal del proyecto por parte de la Universidade de Vigo, y Javier Prego, de la empresa Extraco, coordinadora del mismo, presentaron ayer en el campus de Ourense la iniciativa, en la que participan entidades públicas y privadas. «Pensamos que ten unha gran importancia para o tecido galego porque fai fincapé no control dos incendios, un problema bastante grave na nosa comunidade, e na seguridade á hora das evacuacións», afirmó Prego durante el acto.

«Xa se sabe que a maior parte dos lumes orixínanse nos arredores das estradas, polo tanto pareceunos necesario que a xestión das mesmas tivera relación co control dos fogos. As infraestruturas do transporte ofrecen varias posibilidades de uso neste contexto. Por un lado son unha vía de escape para a poboación e noutros casos serven para que os servizos de emerxencia podan achegarse e loitar contra os incendios. Ademais, fisicamente actúan como cortalume», resumió Prego sobre las ventajas de las carreteras. Sin embargo, las obras construidas por el hombre también tienen su cara B en la tragedia de los incendios y pueden convertirse en trampas mortales. «Vímolo primeiro en Portugal e despois en Galicia», recordó el representante de la empresa Extraco.