El aeropuerto de Vigo dejará de ser el único gallego sin sala VIP a finales del 2019


El aeropuerto de Vigo dejará de ser a finales de año el único de Galicia sin sala VIP, el espacio reservado a autoridades, clientes preferentes de las aerolíneas y todos los demás usuarios dispuestos a pagar sus tarifas y servicios. En enero del año pasado fue abierta la de Lavacolla y un año antes la de Alvedro. Fuentes de Aena señalan que el proyecto se encuentra en fase de redacción, y las previsiones marcan el cuarto trimestre del año como el horizonte final de ejecución de las obras y dotación del espacio. Sin embargo, lo más probable es que su entrada en funcionamiento no se lleve a cabo hasta inicios del 2020, cuando se determine el concurso por el que se adjudicará su explotación, que puede salir en un mismo lote junto al de otras sala VIP de la red de Aena, o por separado.

La sala especial del aeropuerto de A Coruña, la primera habilitada en Galicia, tiene una superficie de 189 metros cuadrados y a ella pueden acceder los titulares de billetes business de compañías y tarjetas club asociadas, mientras que el resto de pasajeros tienen que pagar 29,60 euros, en ambos casos obteniendo el derecho a permanecer cuatro horas en la sala en la que tienen servicio de cátering gratuito, prensa, wifi y espacio para reuniones. La sala VIP de Santiago se encuentra en la primera planta, con vistas a la pista y plataforma de aeronaves, con servicios similares a la coruñesa.

Para todos los usuarios se ultima la concesión de la primera tienda en la zona de embarque de Peinador, después de que quedase desierta en las dos ocasiones en las que salió a concurso. Las condiciones en esta ocasión establecen que el servicio se adjudicará por el plazo de seis años.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El aeropuerto de Vigo dejará de ser el único gallego sin sala VIP a finales del 2019