Doce sintecho pasan la noche a seis grados

Ocho personas sin plaza en el albergue durmieron en tiendas de campaña ante el Concello


vigo / la voz

Los voluntarios de Protección Civil atendieron la pasada madrugada a doce personas que durmieron en la calle. Ocho de ellos no encontraron plaza en el albergue municipal de la calle Marqués de Valterra cuando abrió sus puertas a las nueve y media de la noche y subieron a la acampada de la Praza do Rei.

La brigada de voluntarios llegó con su furgoneta hasta las tiendas de campaña que están junto al Concello y les ofrecieron bebidas calientes para que pudieran sobrellevar las bajas temperaturas. Al mismo tiempo, les enviaron un mensaje que les llenó de sorpresa: en el albergue de Marques de Valterra, donde hacía apenas una hora les habían negado la entrada, quedaban cinco camas libres.

Entonces ya estaban instalados en las tiendas de campaña y solo uno de ellos, Emilio do Santos, de 38 años, decidió volver a bajar. Llegó solo al albergue, pero no le dejaron pasar. Al parecer, no lo admitieron porque no iba acompañado por los voluntarios de Protección Civil. Emilio Dos Santos subió de nuevo andando a la acampada de la Praza do Rei y allí, su responsable, Juan Carollo, avisó a una patrulla de de la Policía Local, que montó al sintecho en el vehículo y lo volvió a llevar hasta el albergue municipal, donde al final pudo pasar la noche.

Las ocho personas que no encontraron plaza en el albergue rehusaron acudir al centro de los Hermanos Misioneros de los Enfermos Pobres de Teis. Argumentan dos motivos. En primer lugar, porque está lejos del centro urbano y es una distancia que deben cubrir andando. También ha levantado quejas de los usuarios la forma en la que los recibe una de las personas que atienden este albergue.

«Me dijeron de ir a Teis, pero por por una persona que está allí de encargada no quiero ir. Se cree que está por encima de los demás. Nosotros somos personas como él y cada vez que vas allá se cree un superdotado. Te da un cachete en la cabeza sin conocerte de nada», se quejaba Victor Manuel Díez Lema. Este hombre de 58 años no consiguió plaza en el albergue municipal porque entró una persona de 64 años y otra de 62, que tenían preferencia por ser de mayor edad. «Ahora vienen con la historia de que hay cinco camas libres. Esto es un cachondeo», se queja. Además rehúsa ir al albergue de Teis porque a primera hora de la mañana tiene que presentarse en el hospital de Povisa, donde trabaja vendiendo lotería.

«No me da tiempo a llegar», asegura. A Emilio dos Santos tampoco le viene bien pernoctar en el albergue de Teis. «Tengo una hija de cuatro años y no puedo estar tan lejos de ella», asegura.

Refugio

Los voluntarios de Protección Civil prosiguieron ayer su ronda por las calles del centro en busca de personas sin hogar que buscan refugio en cualquier sitio para poder pasar la noche para ofrecerles bebidas calientes y un poco de conversación. Hay tres indigentes que habitualmente pernoctan en la estación de autobuses. Los sintecho también eligen el Calvario para dormir en algunos cajeros. En los soportales del Berbés también se refugian personas sin hogar. Normalmente agradecen mucho la ayuda que se les presta, aunque algunos la rehúsan.

Su labor forma parte del dispositivo contra el frío que el Ayuntamiento ha puesto en marcha durante los últimos días ante la llegada del frío polar. Es un refuerzo a las tres salidas que efectuan cada día trabajadores sociales para llevar mantas y bebidas calientes a personas sin hogar y que perdurará mientras duren las bajas temperaturas.

Colectivos sociales se desvinculan de la acampada de la Praza do Rei que cumplirá dos años el mes que viene

Juan Carollo se queda solo en su lucha contra la pobreza en la Praza do Rei. La acampada solidaria que nació en febrero de 2017 aplaudida por partidos políticos, sindicatos y colectivos sociales ha ido restando apoyos con el paso del tiempo. La asociación A Marxe fue la última en desmarcarse hace unos días. La razón de fondo para desentenderse ha sido la denuncia que Juan Carollo presentó contra el secretario del ayuntamiento y que no comparten. Os Ninguéns es otro colectivo que se desvincula de la iniciativa. El portavoz, Antón Bouza, señala que «pasados unos meses ya dijimos que no lo continuábamos apoyando porque no nos parece un método correcto de lucha ni tampoco su forma de funcionar».

Diego Lores, de la Oficina de Dereitos Sociais de Coia, afirma que dieron su apoyo a la acampada en algún momento puntual. «Por desgracia vemos que no ha cambiado nada ni que nada vaya a cambiar», afirma.

«Sabía lo que iba a pasar. Antes de empezar una acampada una persona me lo explicó. Entraré como Juan y saldré como Juan. Aquí hay unos puntos desde el primer día y son los que siguen», manifestó Juan Carollo en respuesta a la falta de apoyos. Por su mente no pasa la idea de levantar el campamento. «Ocurrirá algo grave como lleguemos a cumplir dos años. Estamos teniendo mucha paciencia y demostrando mucha educación con el alcalde, a quien invitamos a que se de una vuelta por el albergue a las nueve y media de la noche cualquier día».

38

Plazas del albergue municipal

Los sintecho que no tienen sitio pueden acudir al centro de los misioneros de Teis.

10

Días máximos de estancia. Los usuarios solo pueden estar 10 días seguidos en el albergue. En los siguientes 10 solo pueden dormir si sobran camas y por orden de edad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Doce sintecho pasan la noche a seis grados