Vigo paga la falta de previsión de Renfe al agotarse las plazas de tren

Los únicos asientos disponibles para volver a Pontevedra eran de noche y a 12,30 euros


vigo / la voz

Los billetes de tren desde Vigo a Pontevedra se agotaron ayer por la tarde y todo apunta a que hoy los trenes también irán completos. La razón hay que buscarla en la enorme afluencia de visitantes que acuden esta semana por el tirón del alumbrado de Navidad de Vigo. Esta semana coincide con las últimas compras de regalos de Reyes y las rebajas adelantadas en algunas tiendas. Los trenes de la tarde salieron completos ayer y los taquilleros de la estación de Guixar ofrecían como única posibilidad un asiento en el tren Alvia de las 22.42 horas. El billete costaba 12,3 euros, cuatro veces más caro que un billete ordinario (entre 3,30 y 3,80 euros).

Algunos intentaron por la tarde comprar un tique a través de la web de Renfe pero, aunque permitía la operación, no otorgaba plaza debido a que no había plazas disponibles. Tanto Internet como las taquillas comparten el mismo listado de asientos.

Ya en el vagón, hay tensión entre los pasajeros si alguien les coge su asiento reservado y no ven otro libre. Y viajeros que llegan en el último minuto a comprar el viaje o picar su bono en la máquina de ticado se han llevado la desagradable sorpresa de que se quedaban colgados en tierra por estar todo agotado. Muchos sin pasaje pernoctaron en la ciudad para madrugar al día siguiente. Hubo casos de viajeras que lloraban e imploraban para subir a bordo del último tren sin billete.

La afluencia de público era algo que Renfe sabe desde diciembre. Los taquilleros avisan a los pasajeros que los fines de semana hay que comprar el billete de Vigo con bastante antelación porque los trenes van completos. La novedad es que, en vez de solucionarse el problema de escasez de plazas, este se ha agravado. Además de agotarse las plazas los fines de semana, algo habitual en el curso universitario, faltan asientos un jueves, como ayer.

Desde hace tiempo, algunos viajeros han observado que Renfe no atiende los picos de pasajeros y no aumenta las frecuencias en las tardes de los viernes y domingos, cuando los vagones van atestados de universitarios que van o vuelven de casa. Pese a las quejas, tampoco se cubre la laguna de frecuencias diarias a Santiago entre las 6.58 y 8.50 horas.

La falta de trenes obliga al pasajero a rascarse el bolsillo. El domingo, una familia que planeó ir a ver las luces navideñas a Vigo se encontró, a primera hora de la mañana, con todos los billetes agotados. Viajaron a Vigo en coche. La autopista desde Pontevedra cuesta 3,9 euros más otros 3 de gasolina. Otra solución es buscar plaza en un bus de línea por 2,6 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Vigo paga la falta de previsión de Renfe al agotarse las plazas de tren