Las demandas, denuncias y juicios en Vigo caen a la cifra más baja del siglo

La huelga y una reforma legal reducen la actividad judicial a 44.077 asuntos al año


vigo / la voz

La actividad judicial en Vigo se ha desplomado desde que terminó la crisis. Este año tocó fondo con la cifra más baja del siglo, con solo 44.077 asuntos ingresados, un 3,8 % menos que hace un año. La razón del descenso hay que buscarla en dos motivos: la huelga de primavera de los funcionarios judiciales paralizó durante un trimestre la actividad y la reforma legal que ha eliminado los juicios de faltas, las denuncias por insultos o los choques leves de tráfico por alcance.

La prueba de que la reforma legal redujo la actividad es que los ocho juzgados de instrucción ingresaron 22.361 denuncias en el 2016 y, tras entrar en vigor los cambios, cayeron a 18.308. Ahora, un delito sin autor conocido no se tramita o se archiva en meses.

Ante este descenso y con los nuevos módulos de trabajo aprobados a finales de año por el Poder Judicial, Vigo todavía necesitaría dos juzgados de lo Social más (de cinco a siete) y otro de lo Mercantil para ajustar su alta carga de trabajo a la realidad. Con el Mercantil, cabe la posibilidad de que Vigo desvíe un 10 % de sus asuntos a Pontevedra para repartir mejor la carga si tuviese mejor conexión informática.

El resto de los tribunales están ya dentro de las nuevas cargas de trabajo o por debajo. La excepción es el juez de las cláusulas suelo, que está desbordado. El aluvión de demandas presentadas por los hipotecados continúa, con 2.618 casos nuevos que tardarán varios años en ser examinados por el juez. Su dos refuerzos estudian 3.024 pleitos más.

Los únicos juzgados que aumentaron su actividad en el 2018 fueron los laborales (más despidos), los contencioso-administrativos (más impugnaciones de multas) y el Mercantil (247 reclamaciones por transporte aéreo y 38 concursos).

En lo social, pasaron de 5.370 asuntos a 5.480. Subieron los litigios por despidos disciplinarios (620), las impugnaciones de alta médica (242), las modificaciones de condiciones del contrato (154), contra la seguridad social (504), las invalideces (648) y las reclamaciones salariales (1.471).

Por contra, en civil, los litigios se desplomaron de 17.161 a 16.357. Pese a terminar la crisis, repuntan los impagos de deudas, las reclamaciones de los caseros contra sus inquilinos morosos (659 demandas), los monitorios (las facturas sin cobrar subieron de 4.295 a 4.518) y los litigios verbales (para arreglar una puerta, por ejemplo), que fueron 1.784. Por contra, las por indemnizaciones de tráfico cayeron a 1.042.

En Familia, descendieron los divorcios (188 contenciosos y 409 de mutuo acuerdo), las rupturas de parejas de hecho (84 contenciosas y 90 amistosas), las incapacidades (253) y los internamientos (631). Repuntaron los ingresos en geriátricos (226).

En lo penal, hubo menos juicios (solo un millar) pero subieron las reclamaciones de honorarios de los abogados (106), los ataques sexuales (10) y contra la libertad (28). Descendieron los hurtos (59), lesiones y maltratos (de 248 a 164), robos con fuerza (78) y robos con violencia (46).

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las demandas, denuncias y juicios en Vigo caen a la cifra más baja del siglo