El tráfico de cruceros se hunde en Vigo

El Puerto tiene programadas 56 escalas de trasatlánticos para el próximo año frente a las 130 de A Coruña y las 110 de Leixões. En el 2020 tampoco levantará cabeza con la mitad, de momento, que sus competidores


Vigo / la voz

Justo cuando la ciudad está redoblando su apuesta por el turismo (alumbrado navideño, promoción de las Cíes, congresos profesionales, explosión del Camino portugués, vuelos internacionales en Peinador, festivales como el Marisquiño...), la pata del puerto de Vigo se viene abajo. El tráfico de cruceros que hasta hace bien poco fue un bálsamo para el comercio local se hunde sin solución. Mientras, los competidores cercanos le sacan cada vez más partido.

Vigo solo tiene cerradas 56 escalas de trasatlánticos para el próximo año. En A Coruña la cifra se eleva a 130 y en Leixões, a 110. Ambos serán récords históricos. ¿Se trata de algo coyuntural? En absoluto. Es la tendencia de los últimos años y no parece tener visos de solución sino de agudizarse. Las autoridades portuarias y las grandes navieras ya manejan sus programaciones para el 2020 y la cosa no mejora. De momento, la terminal viguesa tiene previstas para ese año tan solo 36 visitas de barcos, frente a los 62 que ya ha atado la herculina y los 72 de la portuense.

Los datos son elocuentes y ya no se puede alegar aquello de que los buques que atracan en los muelles olívicos son los mayores que navegan por aguas del noroeste peninsular. La tendencia es la contraria. La terminal portuguesa está batiendo récords gracias al tamaño de los navíos que la visitan y la coruñesa se beneficia de esa alianza natural (por distancias) con la del norte luso. La Estación Marítima de Vigo, sin embargo, ya no verá muchos colosos en el 2019. Le salvan la cara fijos como el Independence of the seas (ocho escalas) y el Ventura (cuatro).

Las negociaciones que anunció hace años el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Enrique López Veiga, no están dando ningún fruto. Ni la presencia en grandes ferias mundiales de cruceros, algo que ya hacen los operadores comerciales de cualquier puerto que se precie. El año pasado, Veiga se desplazó a Inglaterra para vender las excelencias de la ciudad, pero los resultados no llegan.

Leixões ha vuelto a batir récords este año al alcanzar las 101 escalas y recibir a cerca de 117.000 turistas y 57.000 tripulantes. Si bien su crecimiento fue de solo un 1 % en número de trasatlántico, incrementó en un 22 % el de pasajeros respecto al 2017. Por los muelles lusos pasaron 26 buques con más de 250 metros de eslora y, además, se estrenó como puerto base de cruceros. La Administração dos Portos do Douro, Leixões e Viana do Castelo (APDL) ha avanzado que para el 2019 las expectativas «siguen en alza». De las 110 escalas «ya agendadas, 14 serán inaugurales y dejarán a cerca de 125.000 turistas», lo que da una idea del creciente atractivo de la ciudad para ingleses, alemanes y americanos, por ese orden.

Las 130 escalas que ha confirmado el presidente del puerto coruñés, Enrique Losada, supondrán la llegada de 190.000 pasajeros. Se calcula por ello un retorno económico de en torno a 15 millones de euros. El tráfico de cruceros sí se ha convertido en estratégico para la ciudad del norte gallego.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El tráfico de cruceros se hunde en Vigo