El Instituto Politécnico de Vigo sale del armario

La experiencia del centro de Torrecedeira en diversidad afectivo-sexual se traslada a docentes del resto de Galicia


vigo / la voz

Destaca en ámbitos como la formación de mediadores entre los estudiantes para evitar conflictos, en lo que fue pionero con otros dos centros; en audiovisual, con premios en festivales; en robótica, con trabajos en 3D... Pero hay un aspecto en el que el Instituto Politécnico de Torrecedeira es pionero en Galicia: la formación en diversidad afectivo-sexual y de género. Se trata ni más ni menos que de cumplir la normativa autonómica por la igualdad de trato y de no discriminación de lesbianas, gais, transexuales bisexuales e intersexuales de Galicia. El empeño para que esta norma se cumpla parte de la profesora y tutora LGTB Ana Ojea.

Promotora de actividades de todo tipo, para este sábado ha organizado una destinada a la formación del profesorado en este aspecto en colaboración con el colectivo Nós mesmas. La jornada, una de las más especializadas en este campo para docentes, se desarrollará en el propio centro entre las 9.15 y las 20.00 horas y cuenta con un cartel de primera: Elisabet Pérez Costas, Raquel Cordeiro Ferreira, María Jesús Guedes Pulido, Diana Rey, José A. M. Vela, Marcos Barreira Baños, Paloma García y la propia Ana Ojea.

Además de abordar la educación en la diversidad, se hablará sobre temas tan de actualidad como el ciberbullying LGTB fóbico, acoso en las redes, relaciones sociales 2.0 y cómo afrontarlas en contextos educativos.

Para predicar con el ejemplo, Ana Ojea es la primera en visibilizarse como «profesora lesbiana». Ejerce funciones de acompañamiento, escucha activa, resolución de problemas y mediación con las familias en colaboración con la orientadora del instituto.

Cada año, al comienzo del curso, se presentan a los nuevos alumnos la tutoría y el grupo de alumnado LGTB completando las jornadas con el Día de la Salida del Armario. «Este año se juntaron cerca de cuarenta estudiantes para dar la charla a más de 200 alumnos de primero de bachillerato, está abierto a todo el mundo», comenta Ana Ojea. Se trata con este tipo de actividades de desdramatizar la situación y de que los estudiantes se den cuenta de que pueden salir del armario de forma natural.

«No soy consciente de que por el hecho de dar visibilidad a este tema haya más estudiantes no heterosexuales en el centro, no tengo datos. Lo que sí sé es que alguna vez han ido a la asociación Nós Mesmas por casos de acoso y les recomendaron que vinieran al Politécnico. Cuando la gente se siente desesperada y no tiene apoyo escolar, solo queda ir a ese colectivo, se lo recomendamos. Entre el 60 y 80 % de los alumnos de secundaria escucha insultos y sufre agresiones», añade.

La experiencia del Politécnico se traslada a otros centros de la ciudad a través de charlas en las que se da a conocer su trabajo. No es que se trate de hacer proselitismo, pero la actitud tolerante y la formación del instituto en este ámbito es cada vez más conocida. Además de la tutoría LGTB, se ha creado un grupo de Facebook llamado LGTBIQA+Galicia como punto de encuentro del profesorado de la comunidad que pertenezca al colectivo LGTB o que quiera trabajar en su práctica docente a favor de los derechos sexoafectivos y de identidad de género.

En lo que se refiere a los estudiantes, también se creó el Grupo de Apoyo al Alumnado LGTBIQA+ integrado por treinta alumnos. Participan en las actividades que se organizan, intervienen en las charlas de presentación al resto del instituto y llevan a cabo una labor de tutoría entre iguales. A esto se suma otro grupo virtual con 90 integrantes y perfiles en las redes sociales para compartir información.

Ante el éxito alcanzado el pasado curso por el único festival realizado por alumnos no universitarios de cine educativo LGTB, Mecopol (Mostra Educativa de Curtas con Orgullo do Politécnico de Vigo), este año está previsto abrir las bases con el fin de que puedan participar otros institutos en la siguiente edición de mayo del 2019.

El pasado curso alumnos del instituto lograron el primer premio del Festival Cinedfest de Canarias con el corto Hado, una historia de amor entre dos chicas. El film fue obra de siete estudiantes de segundo de bachillerato con la ayuda de su profesora de Cultura Audiovisual en el Bachillerato de Artes, que no es otra que Ana Ojea.

A estas alturas, el instituto de Torrecedeira ha logrado hacerse un nombre en el ámbito educativo, no solo por la calidad de la enseñanza, sino también por la humana, como consecuencia de la tolerancia que se transmite entre los alumnos desde que llegan al centro. La naturalidad es su máxima, trabajada desde el programa de atención a la diversidad con todo tipo de charlas, conferencias, mesas redondas y seminarios.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El Instituto Politécnico de Vigo sale del armario