Ni en Vigo ni en la Casa Blanca se respira miseria en Navidad

Siguiendo la estela lumínica de Abel Caballero, Melania Trump presenta la decoración navideña de la Casa Blanca donde no cabe ni un solo pino más


Abel Caballero se adelantó unos días pero Melania Trump ha querido plantarle cara. Cuando el regidor vigués presentó el espectáculo lumínico que se iba a poner en Vigo, no dudó en asegurar que la ciudad olívica sería la envidia de las grandes ciudades del mundo, entre ellas París o Nueva York. Lo que no tuvo en cuenta el alcalde de Vigo es que su principal rival en cuanto a decoración navideña se refiere sería Melania Trump, que a ostentación no hay quien le gane.

Eso sí, Caballero puede presumir de que la mujer de Trump ha copiado su estilo... «with the light, with de music»..., y ha decidido ensalzar los valores patrios de Estados Unidos a base de infinitas guirnaldas, adornos y luces....

En lo que Melania ha goleado a Abel ha sido en árboles de Navidad. Mientras en Vigo, la puerta del Sol es la encargada de acoger el gran árbol de 31 metros de altura, en la casa del presidente de los Estados Unidos no hay rincón donde no haya un pino. Grandes, pequeños, medianos, de todos los tamaños, colores y decorados.... pero eso sí, con un gran árbol denominado Gold Star Family (la familia de la estrella dorada) preside el Ala Oeste de la Casa Blanca como forma de homenajear a las tropas estadounidenses y a las familias que han perdido a algún miembro en combate. Sin dejar de lado la tecnología y por supuesto la ostentación, Melania no ha perdido detalle y ha instalado tablets en la que se podrán escribir mensajes dirigidos a quienes estén desplazados en misiones en el extranjero.

Una cinta patriótica, con los colores de la bandera estadounidense y varias estrellas doradas decoran esta área de la Casa Blanca. Tanto Melania como Abel han trabajado desde el verano en una decoración que no ha dejado indiferente a nadie. 307 calles iluminadas, 1.478 motivos de iluminación, 940 arcos de luz, bolas de 12 metros de diámetro, 325 árboles en luces led, 13 fachadas decoradas, 28 árboles adicionales de 4 a 5 metros, dos árboles de doce metros de alto es lo que ha aupado a la urbe gallega a llevarse el título de ciudad más iluminada de Galicia.

Por su parte, y a pesar de tratarse solo de una vivienda, Melania no ha perdido detalle. De camino al jardín, donde se expone la felicitación oficial de la familia presidencial, una fila de 40 abetos decorativos indica la ruta. Cuatro mantos de chimenea con los «skyline» de Nueva York, Chicago, San Francisco y San Luis se exponen en la Sala Este para «destacar la diversidad y el ingenio de la arquitectura y del diseño de EE.UU.», señaló la Oficina de la Primera Dama en la presentación de la ornamentación. Otro itinerario, el que lleva a la Sala Verde, hace una ofrenda a la tierra y la cosecha estadounidenses con una vasta variedad de frutas, vegetales y granos.

Para destacar la diversidad del territorio, hay 72 adornos de papel hechos a mano que representan seis regiones del país y que cuelgan de cuatro árboles de más de 4 metros cada uno. El abeto navideño protagonista se sitúa en la Sala Azul mide 18 metros y está decorado con 150 metros cinta de terciopelo azul bordada en oro con cada estado y territorio. Más de 14.000 adornos rojos decoran el Gran Salón como símbolo del «valor y coraje» patrióticos que esta decoración, con pretexto navideño, pretende imprimir.

El inglés navideño de Caballero no es ni el único ni el peor entre nuestros políticos

Iago García
El inglés «top» de Caballero: «Very welcome everybody here» El alcalde de Vigo, Abel Caballero, de nuevo trending topic en redes sociales. En esta ocasión ha sido por su particular manera de saludar en la lengua de Shakespeare a aquellos que quisieron acercarse al encendido del alumbrado navideño.

El alcalde de Vigo fue trending topic con su pronunciación durante el encendido del alumbrado navideño, pero no es la primera vez que la lengua de Shakespeare ha jugado malas pasadas a nuestros representantes

«Very welcome everybody here» retumbaba la voz del alcalde de Vigo la noche del sábado en la Porta do Sol. Ese guiño a la audiencia internacional que podía estar siguiendo el streaming del evento o haberse desplazado a la ciudad para ver el encendido del alumbrado navideño fue respondido con vítores entre el público. Abel Caballero, cual frontman de una banda de rock, es capaz de crear una inexplicable complicidad con el auditorio mezclando la ironía, el toque populista de defensa a ultranza de la ciudad y las risas que provocan sus inesperadas salidas. En esta ocasión, las palabras del discurso en inglés, retransmitido por TeleVigo, quedaron alojadas en la red. Una descarga demasiado golosa para los tuiteros, que no tardaron en difundir el mensaje, tanto por el contenido como también por la forma:

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Ni en Vigo ni en la Casa Blanca se respira miseria en Navidad