Récord de demandas por transporte aéreo

El juzgado de lo Mercantil tramitó 250 reclamaciones de pasajeros este año contra aerolíneas por anular vuelos por huelga, retrasos o extravío de equipaje; ya suponen la mitad de todo el trabajo del tribunal


vigo / la voz

El Juzgado de lo Mercantil número 3 de Pontevedra, con sede en Vigo, se recalienta con un aumento de actividad este año. Eso se refleja en más de 500 demandas tramitadas desde enero. La mitad de la carga de trabajo corresponde a reclamaciones de pasajeros vigueses contra las aerolíneas que les cancelaron sus respectivos vuelos a causa de una huelga, por retrasos o por el extravío de su equipaje. La sala contabiliza 250 demandas del transporte en este año, una cifra récord que alcanza un techo histórico. Cada día entran dos o tres reclamaciones nuevas de viajeros que piden compensaciones por incidencias en su travesía.

Esta avalancha de demandas del transporte tiene varias explicaciones. Por un lado, las plataformas de defensa jurídica que operan en Internet, como Reclamador.es, han captado decenas o centenas de demandas de vecinos de Vigo que padecieron contratiempos, no solo en el aeropuerto de Peinador, sino en los lugares más alejados del mundo como Sudamérica, Japón, la India o China. Los perjudicados solo tienen que cubrir un formulario on-line y enviar una foto de su billete. La compañía se encarga de tramitar esa y muchas otras demandas automáticamente. Cada vez más demandas del transporte que llegan a Vigo vienen a través de estos bufetes on-line de bajo coste. Los usuarios suelen obtener entre 400 y 600 euros de indemnización sin llegar a juicio porque la compañía se aviene a un acuerdo para evitar tener sentencias en contra que generen jurisprudencia para otros casos similares.

A esto se añade que este año es atípico porque hubo dos huelgas de tripulantes de la compañía Ryanair, una en Semana Santa y otra en el verano. Centenares de viajeros de la firma irlandesa se quedaron en tierra tras cancelarse su vuelo en su aeropuerto de salida y tuvieron que comprar otro billete, más caro, para volar a su destino. Ayer mismo, el tribunal registró la demanda de un matrimonio vigués con dos hijos que iba a volar en verano a Bérgamo, en Italia, con la aerolínea low-cost pero su vuelo se canceló. Hay otros casos en los que, para volver, tuvieron que alquilar un coche.

Respecto a los desvíos por obras en el sistema antiniebla o ILS de Peinador en mayo y junio no hay datos porque los reclamantes no especifican las causas.

El goteo continuo de demandas del transporte ha creado un escenario inusual. El Juzgado de lo Mercantil no solo sigue la tendencia de reducir la entrada de asuntos, que se observa en otras salas de Vigo, sino que encima experimenta un incremento por la avalancha de quejas de los viajeros que buscan una compensación por sus gastos del vuelo.

Además de los transportes, la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) también aporta un alto volumen de casos para resolver. Sus reclamaciones de cantidades por derechos de autor no solo se circunscriben a negocios de Vigo sino que los inspectores también peinan los locales de comarcas para pillar a los dueños que ponen música al público sin pagar el canon.

El perfil del juez de lo Mercantil ha evolucionado en apenas unos años. De pasar de atender cuestiones graves que ponían en riesgo a la industria a resolver quejas de consumidores de servicios aéreos. Hace un lustro, el magistrado debía firmar resoluciones que suponían la recuperación o la quiebra de una empresa en concurso de acreedores, caso de buques insignias como los astilleros Barreras o Vulcano, que se salvaron. Pero otras firmas cayeron por el camino.

Este año, la sala solo ha tramitado 34 concursos, un tercio de lo normal durante la crisis. Son pequeñas empresas. Queda pendiente el preconcurso del Hospital Povisa, que dispone de un mes de plazo para comunicar, si así lo desea, si sella una pacto con la Xunta para la financiación.

Un viajero a la Nueva Delhi y otro a Tokio reclaman tras perder las maletas

Esta misma semana llegaron al tribunal dos reclamaciones que sacan a la luz el perfil del viajero de Vigo, que cubre en avión destinos intercontinentales a la India o a Japón, pasando por numerosas escalas intermedias. Una de las demandas fue presentada a través de una plataforma «on-line» por un pasajero al que le extraviaron sus maletas en octubre en la ruta que hizo a Tokio, haciendo un transbordo en Moscú, en Rusia. Otro viajero perdió el equipaje cuando se dirigía a Nueva Delhi, en la India, con escala en Italia o Turquía. Ambos demandaron a la compañía Iberia. Uno de ellos llevaba equipamiento deportivo en sus maletas, por lo que reclama una compensación mayor. Son ejemplos de demandas que proliferan en Vigo en estas fechas. Otras son interpuestas por viajeros sudamericanos que perdieron su vuelo a Venezuela, Colombia o Brasil, lo que les ocasiona grandes trastornos porque iban a visitar a sus familias en épocas señaladas. Las cancelaciones por la huelga de Ryanair en París o Milán son otro clásico. Algunos afectados sacaron otro billete con AirEuropa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Récord de demandas por transporte aéreo