18 multinacionales llevan a juicio a cinco manteros de A Laxe y otras 13 desisten

Los ambulantes afrontan cárcel por tener casi mil bolsos, polos, gafas y relojes piratas valorados en 10.000 euros


vigo / la voz

Los turistas y viandantes que paseaban por el muelle de A Laxe podían encontrarse auténticas gangas. Polos de marcas de lujo a precio de saldo, bolsos de prestigiosas diseñadoras rebajados y gafas de relumbrón a tres euros. Aquellos chollos que ofrecían los vendedores ambulantes eran demasiado buenos para ser verdaderos. Y alguien lo denunció.

El primer gran juicio contra los manteros de A Laxe, en el que hay medio centenar de marcas afectadas, se iba a celebrar hoy en el Juzgado de lo Penal número 2 de Vigo pero fue aplazado hasta febrero porque un acusado está en Italia. El fiscal pide un año de cárcel para cuatro vendedores ambulantes acusados de ofertar artículos de marcas de lujo falsificadas en la Baixada á Fonte, una cuesta cercana al mercado de A Pedra y A Laxe en febrero del 2015. Un quinto detenido solo responderá por una falta.

La redada se produjo el 24 de febrero del 2017, solo cuatro meses después de que una jueza de Vigo cerrase casi todos los puestos de A Pedra por vender marcas falsas y cuyo juicio se celebrará en el 2019.

La policía decomisó a los manteros de A Laxe un total de 980 artículos, en su mayoría polos, bolsos y relojes supuestamente pirateados y que exponían en la calle para su venta. Parte del género lo almacenaban en dos furgonetas estacionadas cerca. Calculan que habrían ganado 9.530 euros de haberlo vendido todo.

Entre el material decomisado había 189 bolsos, 179 relojes, 131 pares de gafas, 122 polos, 45 carteras, 21 camisetas, 17 cinturones, 12 chapas, 6 jerséis, 3 fornituras, un par de pantalones y dos chaquetas.

Todo empezó porque alguien informó al Grupo de Delitos contra la Propiedad Intelectual de la Brigada de Delincuencia Especializada de la UDEV de Madrid de que en la Baixada á Fonte se vendían complementos que reproducían los logotipos de marcas notorias y de reconocido prestigio. Todo ello sin la autorización de las grandes firmas que son las titulares de los derechos de propiedad industrial, lo que les generaba un perjuicio.

Tras hacer vigilancias, los policías detuvieron a cinco manteros que tenían casi mil complementos de moda falsificados.

El primer detenido tenía 238 artículos, entre ellas siete carteras, 67 relojes, 91 bolsos, 15 carteras, 49 gafas y un cinturón de conocidas marcas. El beneficio que habría obtenido con su venta era de 2.755 euros. El segundo arrestado portaba consigo 44 gafas de sol. De haberlas vendido todas habría ganado 660 euros.

El tercero tenía las llaves de una furgoneta Renault Traffic, dentro del cual había 350 artículos dispuestos para la venta, y un Mercedes, que contenía 84 complementos. Creen que el alijo está valorado en 3.946 euros.

El cuarto implicado fue parado cuando conducía una furgoneta Renault Kangoo. Dentro había 11 bolsos tasados en 132 euros.

El quinto sospechoso gestionaba una tienda en la cercana calle Teófilo Llorente y la policía halló allí 68 bolsos, 23 carteras, 16 cinturones, 80 relojes y 12 chapas. A su mercancía le calculan un valor de 2.037 euros.

Los agentes comprobaron que los productos eran reproducciones no autorizadas de las originales. Los tenían almacenados para hacer ventas de forma gradual.

En total, había medio centenar de marcas perjudicadas. De estas, 13 compañías renunciaron a seguir con sus acciones judiciales. Otras 18 mantienen el pleito vivo. Son Polo, Michael Kors, G Star, Puma, Franklin Marshall, La Martina, Carolina Herrera, Louis Vuitton, Loewe, Lacoste (Sporloisirs), Casio, Versace o Luxotica (Ray Ban). Además, Levis y Dockers reclaman 50 euros y Nike 100 euros por un reloj y una camiseta. Otras grandes marcas no fueron localizadas o no acudieron cuando el juzgado les ofreció litigar. Las otras marcas podrán ejercer acciones civiles.

Los implicados habrían ganado 9.500 euros de haber vendido las imitaciones de lujo

Un acusado está en Italia y la vista se aplaza a febrero

El juicio se aplazó hasta febrero porque no pudo acudir a Vigo un acusado que, actualmente, reside en Italia. Está previsto que regrese a España en unos meses y esperan por él. El acusado de los 132 euros responde por una falta. La Fiscalía pide para él 600 euros de multa. La acusación pidió destruir toda la mercancía falsa.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

18 multinacionales llevan a juicio a cinco manteros de A Laxe y otras 13 desisten