Un parque sin mantenimiento que sufre la erosión

El acceso al área recreativa Nelson Mandela, en Navia, lleva meses cortado por culpa de un socavón


vigo / la voz

Un cartel de prohibido el paso cierra un acceso al parque Nelson Mandela de Navia. La causa se aprecia escaleras arriba. Un socavón abierto en el terreno puede ser una trampa para los usuarios. De hecho, alguna persona ya se ha caído sin resultar herida, indican vecinos de la zona.

El Ayuntamiento ha vallado el agujero con rejas metálicas para que no haya que lamentar ningún accidente. Pero lleva ya meses así, sin que se proceda a ejecutar el prometido arreglo.

Se trata de un daño que apareció hace más de dos años. El agua de la lluvia erosiona con rapidez este punto. «Cuando apareció el primer agujero, ya dijimos que no echaran más arena encima, que no es la solución», afirma Ana Martínez, presidenta de la asociación de vecinos de Navia. Toda la gravilla que ha perdido el parque se encuentra metros abajo en el estanque.

El Ayuntamiento tapó la zanja coincidiendo con la celebración de la fiesta romana Vicus Spacorum el pasado 15 de septiembre. Desde entonces se encuentra en la misma situación. «Me dijeron que había que hacer una obra importante, que se iba a licitar la obra. Pero en vez de arreglar el problema, lo taparon», lamenta un usuario, Fernando Costas, refiriéndose a la plancha metálica que cubre el hundimiento del terreno.

Los vecinos creen que esto pasa porque la obra fue mal ejecutada en su momento por la Xunta. «El Concello debería de presentar una reclamación porque no han pasado más de diez años de la inauguración. Es lo que cualquiera haría en su casa», señala Ana Martínez, presidenta de la asociación de vecinos.

Pulmón verde

Los residentes están cansados de la falta de preocupación institucional por este espacio. Quieren disfrutar de lo que en su día se anunció como el tercer gran pulmón verde de la ciudad, más pequeño que el parque de Castrelos, pero más grande que el de O Castro.

Pero carece de árboles como para poder ser denominado así y los vecinos apenas lo usan. Ana Martínez afirma que es un barrizal en invierno, «mientras que en verano te asas de calor porque no hay ni una sola sombra». No sería fácil plantar aquí porque el terreno es un relleno artificial. Habría que incorporar un nuevo sustrato. Los vecinos que han examinado el plan parcial echan cuentas y consideran que les faltan 4.500 árboles en todo el área de ejecución. Al menos se han propuesto salvar las especies autóctonas que hay en los terrenos previstos para la ampliación.

Basta darse una vuelta por este área recreativa para apreciar la falta de mantenimiento. Los paneles solares que servían para hacer funcionar las farolas están desconectados y oxidados y la iluminación resulta insuficiente. Los vándalos han destrozado el mobiliario urbano y la zona está llena de pintadas. «En este parque que ha costado siete millones de euros no funciona nada. La gente ya no va. Solo lo usan para soltar a los perros de noche», afirma Fernando Costas. Los vecinos piden medidas para frenar la constante degradación del parque. Son 90.000 metros cuadrados de superficie que en la actualidad no están lo suficientemente aprovechados por una mala construcción y una falta de mantenimiento. Les parece lamentable que esto ocurra en el barrio con el mayor porcentaje de niños.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un parque sin mantenimiento que sufre la erosión