El Seprona investiga si se planta fuego a los montes para ahuyentar jabalíes

Sería una forma de intentar evitar que los animales causen daños en las fincas


nigrán / la voz

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) investiga si el origen de alguno de los incendios registrados en municipios del área de Vigo ha tenido como objetivo ahuyentar a los jabalíes. La proliferación de estos animales y su progresivo acercamiento a los núcleos de población tiene como consecuencia el destrozo de fincas. Esta circunstancia podría hacer que algún vecino se tomase la justicia por su mano y recurriese a todo tipo de tretas para asustarlos, incluidos los fuegos, sin reparar en las consecuencias. De momento, los agentes prefieren no entrar en más detalles para evitar que la investigación se frustre. También empieza a ser habitual en algunas zonas prender fuego en los cotos de caza muy poblados de animales para provocar que se vayan a otros con menos posibilidades.

Estas y otras investigaciones de los agentes de Seprona de la demarcación fueron explicadas en una charla ofrecida en el colegio de Chandebrito, una actividad que debería ser obligatoria a juzgar por el contenido pedagógico y el interés despertado entre los estudiantes.

«Nunca debemos escapar del fuego hacia donde va el aire, somos más lentos y nos va a pillar el humo o las llamas», destacó el agente Antonio Vázquez. Pese a parecer una advertencia de sentido común, el desconocimiento ha llegado a costar la vida a más de una persona. Tampoco son tan conocidos otros aspectos que se dan por sentados, como quedó patente ante una pregunta del agente: «¿Cuál es el árbol emblemático de Galicia?». «El eucalipto», respondieron los alumnos al unísono. Vázquez rectificó con una sonrisa: «Su emblema es el carballo». Comentó que Seprona cumple ahora treinta años, que fue la primera policía mundial de protección de la naturaleza y que tal es su prestigio, que acude a Estados Unidos a formar policías de medio ambiente. «A nuestro nivel está la policía montada de Canadá», dijo.

Los agentes controlan desde el aceite en los colegios hasta las antenas de telefonía escondidas

La labor de los agentes del Seprona se extiende a multitud de ámbitos relacionados con la protección del medio ambiente. Uno de ellos es el de los comedores escolares. Controlan qué se hace con el aceite que se utiliza para cocinar los alimentos de los estudiantes. También están al tanto del etiquetado de la comida.

En los últimos tiempos ha surgido una actividad nueva: el descubrimiento de las antenas de telefonía móvil. «La gente no las quiere, porque ha oído que son cancerígenas y entonces se ocultan», explicaba Antonio Vázquez a los estudiantes del colegio de Chandebrito, mientras mostraba el ejemplo de un repetidor camuflado dentro de una chimenea. «El cuidado del planeta es una labor diaria y debe ser una forma de vida. Disney está impoluto, nadie tira nada al suelo y aquí sí: cacas de perro, muy de moda, colillas...», apuntó el agente. Recalcó que hoy en día en España resulta más barato pagar una multa que acondicionar una empresa.

Como ejemplo de las consecuencias que puede tener una acción descontrolada citó el caso de Ventosela (Redondela), donde hace tres años hubo una tala ilegal de árboles contra la que no se tomaron medidas. Posteriormente una riada se llevó todas las piedras por delante al no haber árboles que las sujetaran.

La moda de las mascotas de todo tipo tiene en jaque a la Guardia Civil. Es el caso de las iguanas, que en determinadas circunstancias se pueden volver agresivas. También se han encontrado con monos y por si a alguien le entraban ganas de hacerse con uno, advirtió: «transmiten un montón de enfermedades para las que no tenemos antídoto en España». Tampoco existen antídotos para las serpientes verdes muy venenosas encontradas y que enviaron a Madrid a analizar. «Si pican, es conveniente no correr porque se mueve más rápido la sangre del cuerpo», recomendó el agente. Lo primero, añadió, es matar al animal.

En el trastero de un piso de la Travesía de Vigo se encontraron un caimán y un cocodrilo y en las fiestas de Bouzas constataron la presencia de un hombre que vendía llaveros de manos de iguanas.

La patrulla del área de Vigo cogió noventa toneladas de aletas de tiburón. «Cortan la aleta grande y se la pegan a un cuerpo pequeño. Los peores son dos barcos españoles con bandera extranjera. Están en busca y captura», indicó.

Las inspecciones relacionadas con vertidos, contaminación acústica y extracción de agua están a la orden del día. En ocasiones la jugada puede salir mal. Es lo que le sucedió a un infractor, que al extraer agua de forma ilegal picó la tubería municipal.

Una investigación a un hombre de 80 años que maltrataba al perro porque no le atendía desveló que el animal era sordo.

200 voluntarios para reforestar As Neves

As Neves empezó ayer a cambiar de color. La mano masiva de voluntarios hizo que la primera fase de reforestación se zanjara a primer ahora de la mañana. Se plantaron 1.500 árboles de un total de diez mil previstos. El resto se pondrá en febrero del próximo año. En la plantación participaron el alcalde de As Neves, Xosé Manuel Rodríguez, y representantes de la firma promotora One Oak. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Seprona investiga si se planta fuego a los montes para ahuyentar jabalíes