«Esto ha estado muy abandonado y queda mucho por hacer»

Los vecinos ven con optimismo el resurgimiento del barrio gracias a los planes en marcha


vigo / la voz

Los vecinos de la Ribeira do Berbés albergan con esperanza los planes de futuro, pero son conscientes de que aún queda mucho por hacer y que todavía pasará un tiempo para que el barrio se consolide. «La perspectiva es buena, pero hay un abismo de lo que era esta calle a lo que es ahora», afirma Braulio Barros, que trabaja en la peluquería que abrió su padre cuando regresó de Argentina en el año 1983. Aunque era muy joven, todavía recuerda la vida que tenía el barrio hace décadas. «Aquí había restaurantes, bares, una carnicería, una farmacia... Estaba lleno de negocios y de gente viviendo aquí, pero poco a poco se fueron marchando por lo mal que gestionaron la zona», asegura.

En su opinión, el cambio en la configuración de la plaza fue lo que terminó por sepultar el entorno. «Desde que colocaron aquí la plaza, la cosa se empezó a fastidiar. La piedra que han puesto no tiene nada que ver con el barrio antiguo. Después quitaron todo tipo de vegetación. Antes había árboles y metieron unos escalones altos que hacen que parezca que estemos desplazados», asegura. También observa que les ha influido la actividad del puerto, ya que «antes venían barcos de muchas zonas que ahora ya no vienen y eso nos ha afectado muchísimo».

Aún así, ve el futuro con optimismo «aunque con reservas», añade. Considera que con la apertura de la sede de la Universidad y cuando terminen las obras del albergue de peregrinos habrá más movimiento y posiblemente den paso a nuevos cambios. Pero piensa que es un resurgimiento muy débil «porque esto ha estado muy abandonado y todavía queda mucho por hacer». «Habrá que esperar a que esto se anime y que abran más locales. Tal cual está el barrio ahora mismo, no resulta atractivo», afirma.

Ernesto Obenza, otro vecino de la zona de 80 años, también cree que la supresión de las plazas de aparcamiento en superficie «fue la ruina de O Berbés». «Tenemos que respetar lo antiguo para que tenga sentido. En Segovia a nadie se le ocurriría quitar el acueducto», dice.

Abandono

Patricia P., otra vecina, considera que el barrio sigue «abandonado» y cree que debería abrirse un albergue y un comedor social, puesto que observa indigentes durmiendo en la calle cuando cada noche sale a pasear al perro. Dice que muchos mayores no tienen recursos y no están en condiciones para desplazarse al hogar de San Francisco. Carlos Oia, que reside en la calle Poboadores, considera que no es adecuado el empleo de madera cerca del mar en la rehabilitación del edificio para la Universidad. «Al cabo de cinco años se va a estropear», advierte.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Esto ha estado muy abandonado y queda mucho por hacer»