Un nicho en Vigo cuesta ya 2.248 euros, casi el doble que el metro cuadrado de vivienda

El aumento de las incineraciones relaja la lista de espera para hacerse con una plaza en los cementerios


vigo / la voz

Hoy se celebra el Día de Todos los Santos y mañana el de Difuntos. Por eso muchos vigueses se han apresurado a dar los últimos retoques a las tumbas familiares. Del mantenimiento general de los cementerios municipales se encarga el Ayuntamiento, pero la conservación, limpieza y ornato de los nichos corre por cuenta de quienes tienen la concesión del mismo, que pueden llegar a ser sancionados en caso de abandono evidente y tras recibir una advertencia. Cuesta creerlo porque los sepulcros son algo muy preciado. En todos los sentidos.

Adquirir un nicho en Vigo, en régimen de concesión por cincuenta años, cuesta actualmente 2.248,65 euros. Se trata de un precio récord y va camino de representar el doble de lo que vale un metro cuadrado de vivienda nueva en el mercado (1.355 euros en la ciudad, según Tinsa). Su precio no ha dejado de crecer, aunque solo fuese por la aplicación del IPC a las tasas e impuestos municipales. Hace solo quince años rondaba los 1.700 euros.

Mientras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y la crisis económica contenían los precios de los pisos, los nichos se fueron encareciendo progresivamente. Y eso, sin tener en cuenta los acuerdos entre particulares para los traspasos.

El incremento de las incineraciones ha supuesto un respiro para las largas listas de espera que tradicionalmente se hacían para conseguir una plaza en los cementerios. A comienzos de siglo la lista de espera llegó a ser de cinco mil personas. Los cementerios de Lavadores, Teis y Pereiró son los que tradicionalmente han registrado más peticiones de enterramientos. Al descenso de esa lista de espera también contribuyeron la apertura de los camposantos particulares, como los de Candeán, Matamá y Valadares.

Para las personas que no quieren o no pueden desembolsar esos 2.248 euros, existe la posibilidad de adquirir un nicho solo por un período de seis años, en cuyo caso el precio es de 402,85 euros. Solo podrá renovarse por un período de cuatro años y una sola vez. Transcurrido ese tiempo máximo, los restos se retiran al osario general.

Otra posibilidad son los beneficios fiscales para aquellas personas sin recursos que estén inscritas o acogidas al padrón de beneficencia municipal o asistencia social, siempre que los gastos del entierro no sean a cargo de otra persona o entidad. También están exentos de las tasas correspondientes a la expedición de licencias de inhumación o enterramiento los ciudadanos integrantes de familias con ingresos brutos anuales per cápita inferiores a 4.064 euros.

El adjudicatario de un nicho puede exhumar las cenizas antes de terminar la concesión, pero pierde sus derechos de forma automática y el nicho queda a disposición del Concello. Además, no puede reclamar la devolución de ninguna cantidad. Las concesiones son intransmisibles por un período de cinco años desde el momento de otorgarla, salvo que el adjudicatario pierda la condición de residente en la ciudad.

El gobierno municipal ha acometido varias mejoras en los cementerios, como la restauración de la puerta de la capilla de Pereiró y la eliminación de barreras arquitectónicas en Teis, además de reparar el pavimento y crear una zona de almacenamiento. El mal estado de este último camposanto dio lugar hace cuatro años a una serie de protestas vecinales ante el peligro de que los nichos se vinieran abajo. En Lavadores se procedió a la revisión de la cubierta de la capilla y en Zamáns se redujo la rampa de la puerta del acceso principal, además de ejecutar mejoras en el recinto y sustituir la puerta y ventana de la caseta del almacén.

Actividades

Hoy tendrán lugar una serie de actividades en los cementerios. En Pereiró se podrá ver la muestra O Vínculo da Pedra, que busca la relación arquitectónica y artística entre la ciudad y los camposantos. A las 12.00 está previsto un concierto en la calle principal a cargo de un quinteto de cuerda y viento.

El Concello ha construido 150 ceniceros en Pereiró y Teis

La demanda de nichos en los cementerios sigue existiendo pero, en realidad, es menor que la de ceniceros. En los últimos años hay una clara evolución a favor de estos, ya que cada vez más familias optan por la incineración tras los fallecimientos. El Concello ha construido en los últimos años 108 nuevos en Pereiró y otros 42 en Teis, dos de los tres camposantos más grandes de la ciudad. Y no entra en los planes municipales la ampliación de los cementerios para satisfacer la demanda de nichos o tumbas. El precio actual de un cenicero en Vigo, según la ordenanza fiscal, es de 392,25 euros por un período de concesión de cincuenta años.

Paso de la Santa Compaña por el Casco Vello

Los vecinos del Casco Vello celebraron ayer tarde la fiesta del Samaín. Nuevamente, echaron mano de la teatralización para escenificar esta celebración. Un grupo de voluntarios, enfundados en capas blancas, asumieron la representación de la Santa Compaña y recorrieron algunas calles de la zona antigua de la ciudad para recordar que la fiesta está relacionada con el Día de Difuntos, que se celebrará mañana. En la plaza de O Berbés hubo durante toda la tarde actividades destinadas a los niños en una carpa, pero también a los adultos, con algunas actuaciones musicales de corte folclórico.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un nicho en Vigo cuesta ya 2.248 euros, casi el doble que el metro cuadrado de vivienda