Que se acaben las tumbas sin nombre

El colectivo Os Ninguéns solicita al Concello que identifique a las personas sin techo en el cementerio


vigo / la voz

«Las tumbas sin nombre se tienen que acabar, ya que suelen ser de personas invisibles en vida; por lo menos que no lo sean tras la muerte». La reflexión contundente es del portavoz del colectivo Os Ninguéns, Antón Bouza.

Solicita al Concello que ponga nombre y apellidos que indiquen la persona que está enterrada, como sucede con el resto de los mortales. Con motivo del día de Todos los Santos, el jueves organizará un acto en el cementerio de Pereiró a las 11.30 horas, en concreto a la altura de las tumbas 166 y 123, en la zona nueve. Son las dos a las que Os Ninguéns les puso nombre en el 2016 y 2017. En la primera reza Rafael García Volga y en la segunda, Manuel González Domínguez, conocido como El abuelo.

El acto se aprovechará para hacer una reflexión sobre la problemática de las personas sin techo, como el índice de mortalidad. «Tienen muertes prematuras y se calcula que la media de vida ronda los sesenta años», comenta Antón Bouzas. Reconoce que en Vigo ha mejorado la situación desde que existe el albergue municipal.

Desde hace dos años los miembros de Os Ninguéns colocan placas con los nombres de las personas enterradas, una iniciativa que, a su juicio, tendría que partir del Concello, igual que se encarga de los entierros cuando no aparecen los familiares.

Bouzas propone que se elabore un censo de personas sin techo. Para ello entiende que los hospitales deberían dar cuenta de las personas sin hogar que fallecen en esas dependencias. «La información de los forenses sería decisiva, porque se podrían conocer también las causas de la muerte: sobredosis, VIH, hepatitis, neumonía...», indica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Que se acaben las tumbas sin nombre