Vigo activa su primer radar de tramo

El dispositivo multará a partir de hoy a los conductores de la AP-9 que rebasen los 100 kilómetros por hora en sentido descendente por los túneles de A Madroa y Candeán


vigo / la voz

Los usuarios de la AP-9 tienen desde hoy un buen motivo para no pisar el acelerador al llegar al túnel de Candeán. La DGT acaba de activar el rádar de tramo que controlará la velocidad hasta rebasar el de A Madroa. Está situado entre los puntos kilométricos 155 y 149,480 en sentido decrecente, es decir, en dirección al puente de Rande y al ramal que conecta con el acceso a Vigo.

Tráfico elevó hace unas semanas la velocidad máxima autorizada en este tramo de 90 a 100 kilómetros por hora. En adelante, los que la superen se exponen a ser sancionados y a perder puntos del permiso de conducir e incluso su retirada.

La DGT tramitará a partir de hoy las denuncias por los excesos de velocidad que se detecten. Durante los últimos meses se ha sometido a un proceso de calibración por parte de técnicos del laboratorio oficial del Instituto Nacional de Metrología.

El radar calcula el tiempo en el que los vehículos tardan en realizar el tramo vigilado y registra los datos de los que superen el máximo establecido.

Los usuarios no podrán aducir desconocimiento, puesto que el nuevo dispositivo de videovigilancia está convenientemente señalizado. La información de este nuevo sistema de detección de velocidad se observa en la carretera mediante señales verticales previas y en los paneles luminosos más próximos.

El dispositivo ya tenía que haber empezado a funcionar hace más de dos años, pero el inicio de las obras de ampliación del puente de Rande frustró estos planes. Las obras impedían completar las pruebas de verificación.

Tráfico ha elegido un tramo de la autopista transitado a diario por miles de de conductores para colocar el cinemómetro. La doble calzada en dirección a Pontevedra recoge los tráficos procedentes de los accesos de la AP-9 en Tui y O Porriño, de la AG-57 de O Val Miñor, el acceso desde la autovía A-55 a la altura de Puxeiros, de la VG-20 de Vigo y también del acceso que se encuentra a la altura del aeropuerto y del Ifevi.

Críticas de usuarios

Esta tecnología ha despertado ya las críticas de algunos usuarios por el tramo elegido para controlar la velocidad, debido a que a lo largo del mismo no se ha producido en los últimos años ningún accidente de gravedad, ni se trata de ningún punto negro. Al tratarse de una cuesta abajo, es más fácil superar los límites marcados. Tiene una mayor siniestralidad la subida hacia Puxeiros, en la otra dirección, si bien ahí no es viable un radar porque no es un tramo cerrado, al haber entradas y salidas.

Los conductores creen que hubiera sido más lógico situarlo a cuatro kilómetros de distancia, antes de entrar en el puente de Rande, ya que es donde se producen los golpes de una manera más habitual en el momento de los atascos, sobre todo en la época de verano con el éxodo masivo a las playas y que las obras de ampliación realizadas no han conseguido resolver.

El dispositivo controla la velocidad en los túneles de A Madroa y Candeán

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Vigo activa su primer radar de tramo