De piscina de mar a desguace de barcos

Vecinos de Chapela advierten del abandono de embarcaciones y de su riesgo


redondela / la voz

«Pasamos del proyecto de una piscina de mareas al aire libre a tener un cementerio de embarcaciones». La secretaria de la asociación vecinal de Chapela, Ángela Méndez, explica así la preocupación del colectivo por el estado del dique interior del puerto de Cardona, donde hay varias embarcaciones hundidas. «Estos barcos suponen un daño para el medio ambiente, ya que causan vertidos y generan residuos, además de perjudicar a la propia estética del paseo», afirma.

La asociación ha denunciado este «grave problema» ante el 112, la Capitanía Marítima y la Autoridad Portuaria de Vigo. En este dique interior amarran habitualmente algunas embarcaciones, pero la preocupación se centra en las que están abandonadas y que son visibles en la bajamar. «Lo que debería ser una zona de esparcimiento y con una buena imagen es todo lo contrario», afirman. Recuerdan que justo en este dique interno está pendiente la construcción de una piscina de mareas al aire libre, pero «lejos de ser destinada a este cometido, se está convirtiendo en un desguace náutico».

Hay embarcaciones amarradas, como desde hace años y, aunque aún no se construyó la piscina, muchos jóvenes utilizan este espacio durante todo el verano para tirarse y darse un chapuzón. Pero la existencia de varios barcos hundidos, cuatro al menos, según la asociación de vecinos, es evidente. «Se ve claramente que llevan tiempo ahí, con el consiguiente impacto visual y para el medio ambiente», indican los vecinos. Alguno debe llevar años porque está cubierto ya por una densa capa de vegetación. La asociación de vecinos apela a la colaboración de todos los agentes implicados para sanear este espacio.

«Ya lo denunciamos ante el 112 y también confiamos en el que el Concello de Redondela y las demás administraciones con competencias, tomen cartas en el asunto, se elimine cualquier resto contaminante y se ejecute el proyecto de regeneración previsto con la piscina», manifiesta Ángela Méndez.

La Autoridad Portuaria consideró viable esta iniciativa del gobierno local de Redondela hace ya dos años, para que el dique interior del puerto de Chapela se transforme durante los meses de verano en una piscina de mareas al aire libre. El objetivo es crear una nueva zona de baño para el verano en las inmediaciones de las playas de Arealonga y Os Penedos. Según se anunció hace un año, la actuación estaría financiada por la Autoridad Portuaria, mientras que el Concello redondelano asumiría el mantenimiento de las compuertas.

La piscina tiene unas dimensiones de 60 metros de largo por 30 de ancho y con ese mecanismo podría llenarse y vaciarse con agua de mar al ritmo de las mareas.

Se trata de una iniciativa de aprovechamiento de recursos pionera en toda la zona y con una filosofía bastante similar a la de Baiona, donde ultiman la apertura del primer talaso natural y gratuito de Galicia al aire libre. Es el colofón del Proyecto Poseidón, que comprende tanto la recuperación de la cetárea de Monte Boi, que está al lado de la Torre de La Tenaza y en la que se cultivaba langosta hasta mediados del siglo XX, como su reconversión en un centro de ocio y esparcimiento. Tras la recuperación que ya se hizo en la primera fase del proyecto, ahora se acometerá la recta final. Su piscina, de 300 metros cuadrados de superficie, tendrá un sistema de chorros.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

De piscina de mar a desguace de barcos