Descubren entre Cangas y A Guarda la mayor industria salinera romana

Una cubetas permiten relacionar un complejo vinculado a la salazón de pescado


a guarda / la voz

El mayor complejo de explotación de sal marina documentado de todo el imperio romano fue el que ocupó la fachada atlántica del noroeste peninsular entre los siglos I y III. Esta industria comprende las salinas de Vigo, Cangas, Oia, A Guarda, Viana do Castelo y Matosinhos. El proyecto A Guarda, Mar de Sal, encabezado por el investigador de la Universidad de Coimbra y del Centro Superior de Investigaciones Científicas Brais Currás, y Mar Cortegoso, directora de las excavaciones, ha permitido establecer la conexión entre estas zonas salineras. «Vigo non é un feito aillado, ata agora era algo único, pero agora vemos unha realidade moito maior», confirma el investigador moañés tras este descubrimiento.

El coordinador destaca la relevancia de este complejo en la época romana y considera que la producción estaría destinada a la salazón de pescado, una industria que ya en el tiempo de la antigua Roma parece tener una gran importancia en las costas del noroeste de la península Ibérica.

Los expertos han localizado en las excavaciones que desarrollan en las salinas de O Seixal, en Camposancos, estructuras iguales a las documentadas en las de Vigo, «que non deixan dúbidas sobre a súa cronoloxía». Primero, explica Brais Currás, aparecieron elementos de cerámica. «Estas pezas permitíronnos establecer que son salinas romanas e agora hai que esperar polas probas de carbono 14 e de datación de pavimentos por termoluminiscencia para afinar máis a cronoloxía». «Están xusto baixo o Trega e son parcialmente sincrónicos polo que algúns dos seus poboadores pode que traballaran nelas», indica el investigador.

Tras la vinculación con el monte Santa Trega llegó la conexión con las de Vigo. «Hai un elemento morofolóxico común que son unhas pequenas pías nos tanques de evaporación e sobre isto si que non hai dúbida, porque non as hai en ninguna outra época nin sitio», confirma Currás. Este descubrimiento permite además ubicar temporalmente también la de la playa de Nerga, en Cangas y las de Oia, donde los arqueólogos hallaron el año pasado siete estanques de evaporación en las parroquias de Viladesuso y Mougás.

«Con este complexo, a antiga Gallaecia eríxese como un sitio expecional polas súas salinas», destaca Brais Currás. «Sabiamos que cando Roma chegou ó Noroeste tiña moito interese nas minas de sal, pero agora sabemos que tamén era moi importante para eles pola explotación dos recursos de mar», añade el investigador.

Explica que esta sal marina no sería para uso doméstico, sino que «moi probablemente producían para factorías de salgadura. Falamos de grandes complexos industriais e tamén é posible que houbera algunha factoría de salazón na contorna». El experto recuerda que las salinas de Vigo «están moi relacionadas cos produtos de salazón e hai tanques documentados dende a illa de Ons ata Nerga, e en Vigo, perto do Museo do Mar e en Marqués de Valladares».

Este proyecto permite a la vez conocer las variaciones existentes en el nivel del mar entre la época romana y la actual. Las salinas están parcialmente desmontadas por el mar, lo que muestra que en el tiempo de los romanos el nivel de la línea de costa era más bajo. «As estruturas documentadas na Guarda forman parte dun complexo maior que se estende polas costas da antiga Gallaecia e que supón unha mostra excepcional da produción de sal no mundo antigo, cun enorme valor científico e potencial patrimonial», concluyen los expertos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Comentarios

Descubren entre Cangas y A Guarda la mayor industria salinera romana