La agencia


La Agencia Europea de Pesca cumplió esta semana sus primeros diez años en Vigo. Hablamos de una institución que reúne a funcionarios comunitarios de 15 nacionalidades distintas. Y que se encarga de controlar la política pesquera en todo el continente. Cuando llegó a la ciudad, en 2008, tenía 40 trabajadores. Hoy son ya 63 en su sede de García Barbón.

Tener la European Fisheries Control Agency es como ser sede de un ministerio europeo. En España, sólo hay otros dos organismos comunitarios. En Alicante, está la Oficina de la Propiedad Intelectual de la UE. Y, en Bilbao, está la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo.

Originariamente, la agencia comenzó a trabajar en Bruselas hace más de diez años. Y su traslado a Vigo se decidió «en reconocimiento al liderazgo del puerto vigués como primer puerto europeo, tanto en cantidad de pesca desembarcada, como en industria».

Lo curioso del caso es que la Unión Europea puede tener su ministerio de pesca en Vigo. Pero el Gobierno de España sigue manteniendo su Secretaría General de Pesca en Madrid, para estar cerca de las truchas que pudieran ser capturadas con cucharilla en el Manzanares.

Otro tanto sucede con la Consellería de Pesca, que sigue emplazada en Compostela, para vigilar a las carpas que ocasionalmente pudiesen remontar el río Sar.

Es difícil imaginar por qué Vigo puede ser sede de una institución europea y no puede serlo de una de ámbito estatal o autonómico. Habrá que insistir en que en Alemania hay ministerios que están repartidos por diferentes ciudades del país. Aquí no tenemos esa suerte…

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La agencia