Reaparece el fantasma de la sequía en Vigo

Sin apenas lluvia en dos meses, el nivel de los embalses se reduce sin remedio


Vigo / la voz

El 18 de septiembre fue el último día que llovió en Vigo. No fue mucho: 1,2 litros por metro cuadrado, según constató Meteogalicia. Ese mes terminó con menos lluvias que el año pasado y en lo que va de octubre no ha caído aún ni una gota. El resultado es que, semana tras semana, los balances de Augas de Galicia sobre el estado de los embalses que surten de agua a la mayor ciudad de la comunidad reflejan una progresiva caída que ya empieza a recordar a la crisis del otoño pasado. El fantasma de la sequía está empezando a volver a la palestra.

El embalse de Eiras estaba ayer al 66 %, mientras que el de Zamáns se encontraba al 58 %, según los datos oficiales que recoge la Xunta. Esta última presa solo tiene una capacidad de 2,02 hectómetros cúbicos. Eiras es once veces mayor y es el que en realidad concentra el abastecimiento de Vigo. En la última semana ha perdido cinco puntos porcentuales de la cantidad de agua que tenía.

Hace un año, el Concello de Vigo estuvo semanas presionando a la Xunta para que tomase medidas de emergencia. La situación era más preocupante, ya que como apenas había llovido en todo el año, Eiras tenía menos agua almacenada. En lo que va de año ha llovido ya casi el doble que en el 2017 a estas alturas. Por entonces, el embalse de Eiras se encontraba en el 54 %. A finales de noviembre había caído al 39 %.

A la luz de la experiencia del año pasado, el Ayuntamiento ya ha tomado medidas urgentes. Los baldeos de calles para su limpieza nocturno están suspendidos. Además, el alcalde se ha reunido con la ministra de Transición Ecológica, con competencias en medio ambiente, para reclamarle el trasvase.

Meteogalicia prevé chubascos para esta noche, si bien apenas servirán para maquillar la estadística. O al menos esa es la previsión. Es cierto que a estas alturas del octubre pasado tampoco había caído ni una gota de agua y que la situación era dramática. Pero también lo es que el décimo mes del 2017 acabó con un total de 34 litros caídos por cada metro cuadrado de Vigo y que en aquel septiembre llovió más que en este último (21,2 litros del año pasado frente a 17,6 de este). Esas precipitaciones no evitaron que el ritmo de Eiras fuese siempre descendente, que en el mes de noviembre las alarmas estuviesen ya disparadas y que cada día se avanzase en una cuenta atrás del tiempo que faltaba para que el agua se agotase. Así que aunque unas posibles gotas de esta noche no arreglarán la situación.

Ni siquiera en el lluvioso municipio de Fornelos de Montes está cayendo agua. El embalse de Eiras pertenece a Vigo pero se ubica en ese concello, uno de los lugares de España donde se registran más precipitaciones. En lo que va de mes solo cayó medio litro de lluvia por metro cuadrado, el sábado pasado por la mañana. En septiembre fueron solo cinco litros más que en Vigo.

Esperando a que el número dos de Medio Ambiente decida sobre el trasvase

En diciembre del año pasado la Xunta aprobó como urgente el trasvase del río Verdugo a la presa de Eiras. Se trataba de una tubería de seis kilómetros que permitiría mantener el embalse en unos niveles aceptables. El proyecto contó con no poca polémica y llegó después de que el alcalde amagase con fletar un barco cisterna para dar agua a la ciudad. La Xunta se comprometió a ejecutar la conexión de agua en tres meses, aunque el Concello pagaría cuatro de los en torno a cinco millones que costaría.

En mayo, la Xunta ya había cambiado de opinión. Ahora ya no es partidaria de hacer el trasvase que llegó a aprobar hace menos de doce meses. O al menos no lo era el equipo de la hasta hace dos semanas conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, actual candidata del PP a la alcaldía de A Coruña. La actual titular de ese departamento, Ángeles Vázquez, todavía no se ha manifestado sobre la última propuesta de su antecesora, que pasaba por diseñar un trasvase desde el río Miño, una obra mucho más ambiciosa y cara.

El gobierno local está presionando por otra vía. Aprovechando el cambio del Ejecutivo en Madrid, Abel Caballero ha apalabrado para finales de mes una visita del secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, para estudiar sobre el terreno la posibilidad del trasvase. El alcalde insiste en que se debe hacer el que se proyectó, que es el del Verdugo a la presa de Eiras, que hace un año provocó la protesta del alcalde Ponte Caldelas, Andrés Díaz, primero, y luego su salida de la ejecutiva provincial del PSOE.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Reaparece el fantasma de la sequía en Vigo