El atasco judicial tiene a más de 240 parejas de hecho sin saber quién se quedará con los hijos

Los tribunales de la ciudad superan los 15.700 asuntos pendientes y 1.234 familias separadas esperan resolución


vigo / la voz

Los tribunales de Vigo tenían 15.752 asuntos pendientes a principios de año, una situación que se agravó por los tres meses de huelga que paralizó la Administración de Justicia, la entrada de otros 2.000 litigios de hipotecados con cláusulas suelo y la herencia de 1.829 sentencias penales pendientes de ejecutar. A día de hoy, la cifra de atasco de las salas rebasa los 20.000 pleitos. De los 51.418 asuntos nuevos que entraron el año pasado en los juzgados de Vigo, quedaron el 30 % sin resolver.

Un ejemplo de lo que puede suponer el atasco judicial lo viven los hogares con hijos en proceso de separación, con cientos de expedientes en lista de espera en los tribunales para obtener una sentencia. A principios de año había 217 parejas de hecho rotas que pleiteaban de forma contenciosa en lista de espera a que el juez decidiese cómo repartir la guarda, custodia o alimentos de sus hijos menores no matrimoniales. Otras 27 parejas de hecho tenían un acuerdo sobre quién se iba a quedar con los hijos pero están atrapadas en el atasco.

Lo que ocurre con las parejas de hecho es solo la punta del iceberg. Hasta 375 matrimonios rotos de forma poco amistosa, muchos de ellas con hijos, estaban a principios de año a la espera de que el juez celebrase el juicio de divorcio no consensuado y dictase sentencia para ordenar el futuro de sus hijos. Incluso 76 matrimonios que pactaron separarse amistosamente y repartirse los bienes e hijos, siguen en lista de espera.

En total, desde primeros de año, los tribunales arrastran 727 procesos de divorcio atascados, a la espera de resolución.

Durante la huelga de febrero a mayo, los servicios mínimos de los tres juzgados de familia incluyeron estos litigios dentro de su actividad porque había menores por medio.

La abogada viguesa Josefina Barros explica que los juicios de guarda y custodia, en general, «no van con la celeridad que el tema requiere. Es un asunto que se debería resolver en un par de meses pero en los litigios contenciosos, se tarda mucho más». Ve varias razones que empantanan el proceso como «los plazos, el atasco del juzgado, son varios los factores que influyen».

El portavoz del sindicato SPJ-USO, Julio Bouza, admite que en materia de las custodias «hay mucho atasco, de los que más».

No obstante, el juez de familia dicta siempre unas medidas provisionales y exprés para que un cónyuge se quede con los hijos en el domicilio, a la espera del juicio y la sentencia que fijar meses después las condiciones.

También las maltratadas

A estos procesos hay que sumar otros 120 casos de divorcio anuales que tramita el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Vigo y que se derivan de víctimas de malos tratos con hijos que denunciaron a su agresor. El juicio incluso se demora más que por la vía ordinaria civil. La razón es que la maltratada tiene derecho a pedir abogado de oficio para que la defienda gratis pero la resolución del colegio tarda tres meses. A esto se suma que algún cónyuge puede pedir un informe psicosocial para que los psicólogos entrevisten a los niños para averiguar sus preferencias en casa y dé pistas al juez para conceder la custodia y las visitas.

Dichos informes psicosociales son un verdadero tapón para divorciarse en Vigo. El año pasado, un dictamen tardaba 9 meses hasta que recientemente entró a trabajar un tercer equipo de psicólogos que redujo la espera a tres o cuatro meses. Pero sin ese informe, no hay juicio porque su contenido podría cambiar el régimen de visitas o custodias. Si a eso se añaden los plazos burocráticos, la celebración de un juicio de divorcio se retrasa más de un año. Y otro mes para que el juzgado dicte la sentencia para darle la custodia de sus hijos, la separe definitivamente de su excónyuge maltratador y fije la cuantía de la pensión de alimentos para los hijos.

La modelo Silvia Fominaya tardó casi cuatro años en celebrar el juicio de divorcio para dirimir el domicilio de sus hijos y la pensión, ya que el régimen de visitas ya lo había pactado. El litigio aún no terminó y puede haber apelación.

Y un vigués viajó a Suiza y se llevó el niño de la casa de la madre brasileña, su expareja de hecho. Alegó que el menor era de los dos porque no había sentencia de custodia. La mujer tuvo que viajar a Vigo para litigar para que el padre le devolviese al hijo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El atasco judicial tiene a más de 240 parejas de hecho sin saber quién se quedará con los hijos