El presupuesto municipal prevé que se celebre O Marisquiño en el 2019

Luis Carlos Llera Llorente
luis carlos llera VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

M.MORALEJO

Las líneas fundamentales contemplan un gasto global del Concello de 255 millones

26 sep 2018 . Actualizado a las 12:25 h.

Las líneas fundamentales del presupuesto del próximo año recogen un gasto de 255,6 millones de euros, incluida una partida para O Marisquiño lo que indica una apuesta por su continuidad que tendrá que concretarse después de que surgieran dudas en un primer momento tras el accidente. El convenio previsto para el festival de cultura y deporte urbano del próximo año asciende a 218.500 euros, una cifra similar a la de este año. La empresa organizadora todavía no se ha pronunciado al respecto, pero lo que es casi seguro es que el evento no se celebrará en los mismos terrenos portuarios.

Este ejercicio tiene un presupuesto de 256. Esto significa que para el próximo año no se prevén grandes variaciones dentro del objetivo de estabilidad presupuestaria. El dinero va a ser prácticamente el mismo pero muchos saldrán beneficiados. Son los funcionarios. El capítulo de gastos de personal va a experimentar un crecimiento del 3,2 % por la subida de salarios, aunque esta depende de cómo acabe el IPC al final de año. El Concello prevé gastar en sueldos en el 2019 un total de 72,24 millones de euros. En el capítulo de personal va a tener especial incidencia la jubilación anticipada de los policías. Ahora pueden retirarse a los 60 años si llevan 35 de servicio y quieren poder anticipar la retirada. El anticipo de la edad de jubilación supondrá que van a tener que cotizar más a la Seguridad Social, en concreto un 10,6 % más, del cual el Concello se hará cargo del 8,84 y el resto lo pagará el beneficiario.

Los gastos en bienes y servicios del 2019 sumarán previsiblemente 124,5 millones. Los gastos se incrementan por el incremento de la superficie de jardines y parques infantiles. Dentro de las zonas verde que tiene que mantener la concesionaria Althenia están las pasarelas de madera del paseo marítimo de Bouzas, por ejemplo. Dentro del capítulo II también figura el pago de sentencias.