Feijoo sobre Caballero: «El emperador está desnudo»

Luis Carlos Llera Llorente
luis carlos llera VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Xoán Carlos Gil

El presidente avala a Elena Muñoz en su presentación como candidata y contrapone su estilo a la «mentira y arrogancia» del alcalde de Vigo

22 sep 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Con música tecno propia de Big Bang, muy alejada del soniquete de antaño, el PP exhibió ayer músculo en una abarrotada estación marítima de Vigo. Unas 1.200 personas acudieron a la presentación de la candidata a la alcaldía Elena Muñoz, que invitó a pasar las páginas de la última década y pidió que Vigo «tienda puentes y derribe murallas». Estuvo acompañada por Núñez Feijoo, Ana Pastor y Alfonso Rueda. También intervino Pablo Casado con un vídeo en el que el líder del partido destacó la «fouteza» de Muñoz y la invitó «a ganar porque Vigo lo necesita».

Feijoo fue el más contundente contra el alcalde socialista. Advirtió que «Vigo no es Caballero» y censuró la «soberbia y negligencia» de quien denominó «emperador» que se cree el propietario de la ciudad y que quiere impone silencios a quienes «no le hacen la pelota». Pero «el emperador está desnudo», dijo Feijoo en alusión al accidente ocurrido en el festival de O Marisquiño. Feijoo aprovechó para ensalzar la labor desarrollada por los profesionales sanitarios la noche del siniestro, que se saldó con más de 460 heridos. El presidente de la Xunta contrapuso a Muñoz como una persona que quiere trabajar y servir a la ciudad frente a un Caballero que «busca el protagonismo individual a costa del trabajo de los demás». «Hoy no proponemos solo una candidata, sino una manera diferente de hacer política», afirmó, al tiempo que reclamaba sustituir las cortinas de humo «por ventanas abiertas de par en par para ventilar el Ayuntamiento, que se vaya el olor a soberbia y mentira y que entre el aire fresco». «Mañana dirán que vine a insultar a Vigo, pero no. No, alcalde, tú no eres Vigo. Vigo es el trabajador de Citroën que se levanta cada mañana para ir a la fábrica, la sanitaria que está a turnos en el hospital, el hostelero que pone buena cara a todos».

Elena Muñoz propuso una ciudad «abierta y plural, familiar y cercana, en la que la cultura vuelva a ocupar su espacio. Un Vigo emprendedor, innovador e industrial que recupere el liderazgo en Galicia. Un Vigo que mire hacia el futuro, que huya del conflicto y apueste por la cooperación y compromiso entre administraciones, empresas y sociedad».