Solo las pintadas del Casco Vello se limpian

Eliminar las de los edificios catalogados corre por cuenta de los vecinos si no son municipales


vigo / la voz

Vigo está lleno de pintadas que nada tienen de artístico. En edificios del centro, de las afueras y de cada uno de los barrios aparecen garabatos que se extienden como una epidemia devastadora para la piedra que la sufre y los ojos que la ven.

Muchos de los inmuebles que padecen los manchones de pintura son construcciones que sí son artísticas y además, históricas. El Concello de Vigo se ocupa de borrar periódicamente (ya que el daño es constante) las que afectan al patrimonio inmobiliario de propiedad municipal. Pero en la ciudad hay muchos otros edificios que, aunque no forman parte de este catálogo, sí están protegidos al estar en el Catálogo de Bens Culturais que se aprobó en el Plan Xeral de Ordenación Municipal. Otros que no lo están también merecerían una consideración especial, ya que se trata de construcciones de afamados autores que dan lustre a la urbe y hacen que la arquitectura local sea destacada en las publicaciones especializadas.

No son pocos los casos de vecinos que llaman al Concello para denunciar el vandalismo gráfico sobre las fachadas de sus casas. En el ayuntamiento toman nota, pero no pueden actuar. Informan a los perjudicados de que solo se ocupan de las del Casco Vello.

Efectivamente, el barrio histórico disfruta de un plan de protección especial desde hace 10 años. Desde entonces, hay un servicio especial de limpieza de pintadas en las fachadas de las viviendas del Casco Vello, gratuito, previa solicitud de los propietarios, presidentes de comunidades o administradores. Sin embargo, no todos los edificios de esta zona tienen el valor patrimonial que poseen numerosos edificios salpicados por toda la ciudad. Por ejemplo, hay más de medio centenar firmados por Jenaro de la Fuente y muchos de ellos se encuentran forrados de pintadas. Como el edificio de la calle Uruguay, 11, con decenas de pintadas que se extienden por toda la fachada y las escaleras que dan a la iglesia de Santiago de Vigo, el de Camilo y Benigno Fernández (en el 28 de la calle Urzaiz), construcción modernista considerada una de las joyas arquitectónicas de Vigo, como se recoge en la placa informativa colocada por la concejalía de Patrimonio. Un caso flagrante es el estado del edificio racionalista que lleva el nombre del famoso productor de cine Cesáreo González, construido por Francisco Castro Represas en los años 40.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Solo las pintadas del Casco Vello se limpian