Las rutas del área de Vigo ya atraen a la cuarta parte de los peregrinos que van a Santiago

El Camino Portugués y el de la Costa suman casi 60.000 romeros en lo que va de año, de los que 8.800 pasaron por la ciudad


vigo / la voz

Los devotos del Camino Portugués, tanto del tradicional como del costero, no paran de crecer. Uno de cada cuatro peregrinos que van a Santiago de Compostela lo hacen ya por la rutas jacobeas que parten del Miño hacia Redondela. El área de Vigo se está beneficiando de un bum turístico que no conoce todavía su techo.

Las dos rutas portuguesas ya han aportado este año al 24,5 % de los romeros que llegan hasta la plaza del Obradoiro. Entre enero y agosto, 234.561 romeros le dieron el abrazo al Apóstol y de estos, 57.586 pasaron previamente por Oporto, Tui y O Porriño, o bien por el tramo costero que une A Guarda, Oia, Baiona, y Vigo. Ambos ramales se funden en Redondela. Solo por Vigo pasaron este año 8.800 peregrinos y 1.600 eligieron la ciudad como punto de partida.

Después del Camino Francés, los lusos son el segundo más frecuentado. En el 2016, rondaban el 20 % del total de caminantes y ahora ya suponen el 24,5 %. La salida de Tui es la segunda más popular, solo superada por Sarria. El pasado agosto, 5.305 caminantes partieron de la capital de O Baixo Miño, más que desde San Jean Pied de Port, pueblo francés al pie del paso de Roncesvalles, en los Pirineos.

El actual aumento del 5 % de devotos parece tener relación con que la ruta por la costa ha disparado sus adeptos. Desde que en el 2016 se hizo oficial el itinerario entre A Guarda y Vigo, la cifra de caminantes se disparó desde los 2.600 romeros al año a casi 9.000, en datos acumulados del 31 de agosto de este año. Se han triplicado los turistas que prefieren la zona marítima, con grandes paisajes como la ruta del agua (y la vista de Rande) o la costa brava de Oia. Y esto le aporta savia nueva a la ruta portuguesa. Incluso los monjes de Samos han notado cómo están ganando caminantes otras rutas alejadas del tradicional tramo francés, como la portuguesa o la del norte, que tienen su atractivo para los fieles.

Por dicho trayecto de la costa se están abriendo albergues, como el de Baiona, promovido con capital privado, o el que proyecta instalar la Xunta en O Berbés.

Sobre la ruta por Vigo, los peregrinos están desorientados porque no hay flechas amarillas. El punto de encuentro es la iglesia de Santiago de Vigo, en la avenida de García Barbón, que entrega la credencial oficial o estampa el sello. Según salen por la puerta de este templo, los romeros pueden subir a la

iglesia de los Picos en O Calvario y seguir la Ruta da Auga hasta Rande, o bien andar desde Teis a Chapela. Lo curioso es que la antigua iglesia de Santiago, estaba enclavada más arriba en el entorno de O Castro, cerca de la calle Bolivia, pero cambió varias veces de ubicación y en 1880 se construyó el actual templo neogótico en el centro de la ciudad.

En 1995, después de conmemorarse el Año Santo y pese a la promoción del Xacobeo 93, solo caminaban por el sur de la provincia 5.500 peregrinos. En el Año Santo del 2010, ya eran seis veces más. Y actualmente, vienen diez veces más que hace trece años. Una de las razones está en las conexiones de los aeropuertos de Oporto y Vigo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las rutas del área de Vigo ya atraen a la cuarta parte de los peregrinos que van a Santiago