El Registro Civil prioriza las peticiones recientes a las pendientes desde la huelga

Quienes hacen cola en el juzgado salen con su certificado y otros llevan meses esperando


vigo / la voz

Paradojas de la burocracia. Por increíble que parezca, el Registro Civil despacha antes y prioriza las solicitudes de certificados de nacimiento, matrimonio o defunción que los ciudadanos solicitan en septiembre que las que pidieron entre febrero y mayo, meses en los que hubo una huelga de funcionarios y no se libraban. Muchas de estas últimas, encargadas durante el paro, siguen en lista de espera a causa del tapón judicial. El personal del Registro Civil las tramita en momentos libres por riguroso turno de entrada. En cambio, las mismas gestiones que los ciudadanos acuden a realizar personalmente en la oficina son tramitadas de inmediato y se entregan al momento. Solo hay que esperar un poco de cola para ser atendido en el mostrador y salir con la copia.

Fuentes cercanas al registro confirman que un particular obtiene más rápido su certificado si, en vez de haberlo pedido durante las movilizaciones de primavera, espera a septiembre. «Si ahora vienes y haces cola una hora, te vas ya con tu certificado», indican fuentes jurídicas. Esta prioridad solo se aplica a documentos muy concretos como son, por ejemplo, los certificados, que hay que despachar en el día.

Sin horas extra para el tapón

La situación paradójica que vive el Registro Civil tiene una explicación lógica de índole laboral y que afecta a todos los juzgados de Galicia. Los funcionarios están a la espera de que varios sindicatos y la Xunta negocien un calendario de horas extra para implantar refuerzos por la tarde y liquidar el trabajo atrasado durante la huelga. Mientras tanto, hacen las tareas ordinarias que entran en el día, razón por la cual expiden más rápido los asuntos recientes que los atrasados.

Mientras la Xunta no asigna las horas extra, muchos funcionarios han retomado sus tareas del día con normalidad pero dejan detrás una montaña de asuntos y peticiones sin despachar durante los tres meses de huelga.

Empleados judiciales, en general, admiten que no tiene sentido hacer un trabajo atrasado por el que en su día no cobraron porque estaban en huelga. Por tal motivo, la Xunta les recortó el salario de los días que faltaron a la oficina. Si ahora dedicasen su tiempo a solventar el tapón de tareas atrasadas, estarían trabajando gratis. Prefieren que la Xunta les abone las horas extras por poner al día los tribunales. A mediados de mes, la Xunta y varios sindicatos negociarán un calendario de horas extra en Vigo.

La Oficina Común de Reparto vivió un dilema similar al Registro Civil. Al finalizar la huelga, algunos funcionarios se dieron cuenta de que si durante su jornada se esforzaban mucho en registrar las mil demandas atrasadas, estarían trabajando gratis para la Xunta tras pasar meses sin cobrar por el paro. Así que en mayo tramitaron los asuntos al ritmo habitual y en julio obtuvieron horas extra. Ya en agosto, mes sin actividad en lo civil, liquidaron el atasco de un plumazo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Registro Civil prioriza las peticiones recientes a las pendientes desde la huelga