O Vao


La playa de los vigueses es O Vao. Mientras que Samil es tierra conquistada, el arenal elegido por quienes nos visitan. De hecho, podría considerarse un territorio ultramontano de nuestros amigos de Ourense o Portugal, una especie de enclave como el condado de Treviño. Por nuestra parte, los aborígenes preferimos el gran arenal de Coruxo.

Además, en los últimos años O Vao ha mejorado mucho, con una regeneración que la ha librado de aparcamientos y campos de fútbol construidos sobre las dunas. Es maravilla hoy ver la playa protegida por un cinturón dunar, con su vegetación propia. La mejora se nota hasta en el nombre. Porque era ridículo llamar a este arenal El Bao, con b de burro.

Aquello fue una deturpación absurda de la toponimia, marca de la casa durante el franquismo. Porque, mientras que el Bao no significa nada, O Vao tiene todo el sentido. Un vao en gallego es un paso de un río con lecho firme y poco profundo, por donde se puede atravesar a pie o a caballo. En castellano sería un vado, pero nunca un bao.

El nombre alude a las propias marismas y al río que bajaba desde los montes de Coruxo hasta la misma playa, desembocando en un paraíso de juncos donde anidaban las aves acuáticas. Cerca de las dunas había en efecto un vao por el que era posible atravesar a la orilla opuesta.

Ahora, regresa la idea de regenerar Samil. Ojalá lo veamos algún día.

Pero mientras tanto celebramos la recuperación de O Vao. En naturaleza y en nombre. Porque, cuando nos empeñamos en destruirla, solo nos faltó rebautizarla la playa del Vado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

O Vao