Un fallo en la firma digital bloquea decenas de asuntos en los tribunales

Los funcionarios de las salas con papel cero rubrican a mano los expedientes urgentes porque hace días que la signatura electrónica se averió

.

vigo / la voz

Los escasos tribunales de Vigo que han implantado el papel cero y trabajan de forma telemática, algunos solo parcialmente, han chocado con una nueva piedra. Una avería en el envío de la firma digital, la rúbrica que hace el secretario o el juez con un lápiz electrónico, ha bloqueado casi un centenar de expedientes desde el viernes. Dicha signatura es imprescindible para validar y hacer oficial los documentos judiciales, tales como resoluciones, notificaciones o escritos. Sin firma, son papel mojado.

El hecho de que ahora todo el proceso de tramitación, gestión y notificación se haga a través de la pantalla del ordenador, sin imprimir los documentos, hace que esta ruta automatizada quede bloqueada si hay una avería técnica que afecte a alguna pieza clave de la cadena. Eso es lo que ha ocurrido con el fallo en el envío de la firma digital, tan importante que un documento electrónico no es válido si carece de ella. En sí, la firma digital es un código personal del secretario o el juez, que acompañan con su tarjeta identificativa, elementos de seguridad para acreditar su identidad.

Dos tribunales afectados son el de Primera Instancia número 11 de Vigo, pionero en el papel cero, y el de Instrucción número 4, que solo lo ha podido digitalizarse parcialmente por cuestiones técnicas y los funcionarios todavía deben imprimir los documentos.

En el primer caso, los trabajadores del juzgado de lo civil, cuyo mes de agosto fue inhábil, descubrieron ayer que las rúbricas electrónicas del letrado judicial quedaban pendientes de envío durante toda la mañana en varios expedientes que manejaron. La firma digital estaba inoperativa.

En Instrucción número 4, donde agosto fue hábil, los oficinistas detectan desde el viernes que la rúbrica telemática no funciona pero lo suplen con ingenio. En casos urgentes, imprimieron el escrito, lo firmaron a mano con bolígrafo, escanearon la página rubricada y la enviaron por vía telemática para agilizar la notificación. Dicha sala ya acumula 75 expedientes paralizados por falta de este requisito informático.

Fuentes judiciales admiten que «ocasionalmente hay incidencias técnicas pero se van solucionando». Desde la sala de instrucción pionera en Galicia en intentar aplicar el papel cero desconocen que una incidencia técnica reciente paralizase el tribunal.

.

Juzgados de lo civil calculan que «ni en un año» pondrán al día el «tapón» de la huelga

«¡Pufff!». Esta es la elocuente respuesta de una magistrada de un juzgado de primera instancia de Vigo a la pregunta de si tiene mucho atasco. Su letrada judicial confirmó que hay «cientos» o «incontables» asuntos retrasados acumulados sobre la mesa debido a la llegada de una avalancha de casos que han recibido en las últimas fechas. Este aluvión se produce tras el «tapón» ocasionado por tres meses de huelga de los funcionarios, a lo que luego se añadió el mes de vacaciones de agosto, que en la jurisdicción de lo civil fue inhábil. En las últimas semanas, la oficina de reparto ha ido registrando todas las demandas presentadas desde el inicio de la huelga el 7 de febrero y las ha ido turnando a cada tribunal de lo civil.

Al encender las pantallas de su ordenador y examinar la entrada de asuntos, se han encontrado con una montaña de expedientes pendientes de clasificar y tramitar.

Una letrada judicial calculó ayer que «ni en un año» podrán poner al día el trabajo que está acumulado sobre sus mesas. Cada sala tiene que examinar uno por uno una montaña de cientos de asuntos (en realidad, no los han contado porque son muchos) y, después, han de incoarlos (iniciar el proceso y abrir un expediente). Actualmente, está todo tan empantanado que los letrados judiciales ni siquiera han podido abrir los procedimientos de demandas que fueron presentadas hace meses. Ni hay fecha de juicio ni mucho menos, porque solo se están señalando aquellos que fueron atrasados por el paro.

En los bufetes de Vigo, muchos clientes llaman a sus abogados para hacerles la misma pregunta: «¿Qué hay de mi demanda? ¿Para cuándo va a ser mi juicio?». La respuesta ya la saben en algunos tribunales: mínimo, un año de espera para poner todos los asuntos al día. En algunos juzgados de lo laboral ya señalan juicios para el otoño del 2019 porque tienen la agenda llena.

La situación se complica porque, al menos, durante las dos primeras semanas de este mes, no habrá funcionarios que realicen horas extra. Todo depende de una reunión que mantendrán los sindicatos con la dirección xeral de Xustiza, pendiente de celebrar el día 15 y que sería la que establecería el calendario de horas extra para todos los funcionarios anotados a este programa para agilizar el trabajo atascado por la huelga de empleados públicos que duró casi 4 meses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un fallo en la firma digital bloquea decenas de asuntos en los tribunales