Amor al solpor


Hay dos ciudadanos que merecen la pena capital en redes sociales. En Facebook, es aquel que inventó la foto cenital de un plato de espaguetis con el lema «ñam-ñam». Sus seguidores han continuado retratando hasta el infinito estas tristes recetas de pasta, como si fuesen a ganar Master Chef por perpetrar unos macarrones con salchichas que fueron la dieta clásica de todos los universitarios en Compostela.

En Instagram, el oprobio lo merece el primero que tiró un plano de sus pies sobre la arena y el mar de fondo. Esta foto es ya un género en sí mismo. Y algún día se estudiará en las escuelas de imagen como un icono de la cultura pop.

En Vigo, sin embargo, hay un tercer clásico en redes sociales. Como diría el periodista Jorge Alonso, «Tú no eres de Vigo si...» no has publicado una puesta de sol sobre la ría. El tope de gama es poner de fondo las islas Cíes. Pero vale incluso la torre de Toralla. Y hay que acompañarlo de exclamaciones de amor a tu ciudad, entre las que destacan «¡Paraíso!» o el más anglófilo «¡Galifornia!», para aquellos más pijos que al «solpor» lo llaman «Sunset».

Constituye un auténtico fenómeno esta foto de la anochecer sobre la ría de Vigo. Porque en otras latitudes este tipo de imágenes las toman los turistas. Pero aquí, curiosamente, lo comparten los propios aborígenes. Como si los vigueses realmente no pudiéramos creernos tanta belleza y tuviésemos la irrefrenable necesidad de compartirla.

Si la Unesco repasase sólo las fotos de los anocheceres en las Cíes que hemos retratado este año... nos daban el Patrimonio de la Humanidad sin presentar un solo papel. Porque esto no tiene otra explicación: es amor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Amor al solpor