Miles de personas se movilizan para encontrar el iPad de un niño autista de Vigo

La madre de Mateo dice que perdió su principal herramienta «para relacionarse con el mundo» tras ir a una fiesta de cumpleaños

Miles de personas se movilizan para encontrar el iPad de un niño autista de Vigo La madre de Mateo dice que perdió su principal herramienta «para relacionarse con el mundo» tras ir a una fiesta de cumpleaños.

vigo / la voz

Hay objetos que en la vida de una persona se hacen imprescindibles y entonces su valor supera con mucho el precio que puedan tener en el mercado. Es el caso del iPad que perdió Mateo, un niño autista de 7 años que vive en Vigo. El dispositivo era su ventana al mundo, su herramienta para comunicarse con las personas que le rodean.

El pasado 18 de julio lo extravió cuando acudió a una fiesta de cumpleaños que se celebró en la bolera de la calle Areal. Su madre, Priscila Cajado, lanzó un SOS a través de las redes sociales para encontrarlo. Más de 11.000 personas reaccionaron compartiendo su petición e hicieron que el iPad de Mateo se convirtiera en un fenómeno viral.

Este aparato electrónico es fundamental para Mateo porque le sirve para expresarse. Cuando quiere decir algo y no encuentra las palabras, busca imágenes en Internet y las enseña con su tablet. Además tiene una aplicación de agenda que utiliza tanto en el colegio para realizar sus tareas y las terapias durante las tardes. Le sirve para reflejar su estado de ánimo y aprender muchos conceptos. «Los niños que no ven necesitan gafas y Mateo necesita el iPad», resume su madre.

Desgraciadamente, todo el contenido de la aplicación se ha perdido con la táblet porque no se sincroniza en la cuenta de Icloud. De hecho, Mateo ya tiene otro dispositivo igual, pero no ha podido recuperar todos los contenidos que ha ido acumulando.

Priscila no sabe si perdió o le quitaron el dispositivo. El caso es que cuando llegó a casa de la fiesta de cumpleaños ya no lo tenía. El niño nunca se separa de su tableta y ese día también la había llevado a la bolera. La usó para jugar en un momento en el que se agobió. Al encenderse las luces del cumpleaños, quiso salir y su madre lo acompañó fuera. Se sentaron en una mesa y allí se entretuvo un rato con la pantalla táctil. Después volvieron al establecimiento porque era la hora de comer la tarta.

Priscila recuerda que cuando se fueron del lugar el niño llevaba el dispositivo en la mano. Había aparcado el coche justo enfrente de la bolera. Apenas tuvieron que dar unos pasos nada más bajar las escaleras del centro de ocio. «No tengo conciencia de en qué momento perdimos el iPad. Soy consciente de que salí de la bolera con él y que cuando llegamos a casa en Coruxo, ya no lo tenía», lamenta.

Los responsables de seguridad de la bolera revisaron las cámaras de seguridad y no vieron ningún movimiento sospechoso. Alguien se lo pudo haber sustraído en los segundos en los que Priscila apoyó el bolso encima del coche para abrochar a su hijo el cinturón de seguridad. También se lo pudieron haber quitado cuando llegó a casa. Tuvo que aparcar en la calle porque no había sitio en el párking de su urbanización y también perdió de vista el bolso un momento mientras sacaba a su hijo del vehículo.

Los padres de Mateo colocaron carteles por todo el barrio con su número de teléfono por si alguien lo pudo encontrar. También intentaron localizar el dispositivo por medio de una aplicación de búsqueda que utiliza la tecnología GPS. A pesar de que la tablet estaba encendida, la persona que la encontró o la sustrajo, lo apagó, por lo que su localización fue imposible de esta forma.

Curiosamente, la repercusión que ha tenido el caso en las redes sociales sirvió para que Mateo recuperara la funda del iPad. Un ciclista la reconoció tirada cuando pasó por Beiramar. El deportista había leído la publicación de Priscila y le mandó un mensaje al llegar a casa. «Esto nos hace pensar que pudo haber dolo en la desaparición de la táblet de mi hijo», comenta la madre. Alguien la pudo haber tirado tras extraer el Ipad. La madre de Mateo avisó a la policia, pero le dijeron que no había ninguna pista que seguir tras la funda porque como prueba estaba contaminada al llevar tiempo tirada en el suelo.

«Que por favor se ponga en la piel de mi hijo y que siempre hay tiempo para retractarse de un paso mal dado». Ese es el mensaje que lanza Priscila Cajado a quien pudo hacerse con el iPad de su hijo.

«Me pregunto cuánto vale para una persona poder ver, tener autonomía o su propia voz. Ese es el valor que para Mateo tiene el iPad», añade. Lo único positivo que saca de todo esto ha sido esa explosión de solidaridad que ha surgido en las redes sociales. «Ha sido increíble ver tanta gente movilizándose por Mateo», dice. Muchas personas se ofrecieron a comprar una tableta al niño e incluso a hacer una colecta. «A mi marido y a mí nos ha conmovido mucho», dice Priscila.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Miles de personas se movilizan para encontrar el iPad de un niño autista de Vigo