Canciones de sol y lluvia en Vigo

Maldito Murphy es un grupo revelación que bebe de los grandes de los noventa


vigo / la voz

«Comienzo a escuchar el ruido de la calle». Es el inicio del estribillo de Salvaje, lo último de Maldito Murphy, el grupo musical vigués que está despuntando. No dejan de cosechar éxitos, como el premio al mejor disco autoeditado en el Maketon de Los 40. Son cuatro integrantes altamente implicados en la calidad de su trabajo que irrumpen con fuerza en la escena nacional: Juan Castro (vocalista), Sebastián Yepes (bajo), Aarón Starsailor (batería) y Román Tabarés (guitarra) componen esta banda de pop-rock con tintes country.

Destacan la complicidad que existe entre ellos, una conexión que califican como «una gran lección aprendida». Difieren en muchos aspectos, pero coinciden en uno básico: todavía no han entendido el reggaeton. Aun así, Aarón reconoce que el equipo hizo que asimilase mejor el pop. Todo puede cambiar.

Definir Maldito Murphy es complicado, sobre todo si se hace a través de sus fans. Les resulta complejo delimitar su público. «Maldito Murphy es para todo tipo de personas y para todos los momentos. Nos puedes escuchar con lluvia o sin ella», apunta Aarón. De hecho, añade que todas las canciones llevan «el clima de Vigo». Juan admite que en sus líricas está siempre presente la ciudad. Hay mucha melancolía en ellas. El vocalista lo expone claramente: «Con mis letras quiero hacer llorar, causar conmoción». Su música aspira a lograr un impacto que haga vibrar. «En los conciertos la música se percibe de formas diversas: hay quienes escuchan con atención y hay quienes se echan a bailar», señala.

El impulsor del grupo explica el origen de su nombre. Todo se remonta al 2014: «Maldito Murphy nace de mi exmujer. Ante mi pesimismo, una vez me dijo: ‘Cállate, maldito Murphy’. Entonces pensé que era el nombre perfecto para mi grupo». Juan llevaba ya bastante tiempo escribiendo canciones y decidió dar el paso. La grabación de su primer single No éramos dioses en Radar Estudios supuso un punto de partida. Fue un hito en su carrera, un aliento para dar continuidad al resto de sus proyectos. Así cogieron seguridad y se lanzaron hacia su primer álbum, No éramos tan ciegos. Este título, fruto de la positividad, sirvió para plantar cara al escepticismo, a aquellos que no confiaron en la iniciativa. «No estábamos tan locos, éramos conscientes de lo que hacíamos», especifica Castro.

Los integrantes fueron variando a lo largo del tiempo, pero a principios de año conformaron el cuarteto definitivo con la incorporación de Román. «Necesitábamos un guitarra y lo propuso Sebas. Nos fiamos de él», dice entre risas Aarón. Una vez juntos, solucionaron una serie de problemas de convivencia. Entre ellos logran un equilibrio fundamental para poder trabajar en armonía. Aarón, que representa el optimismo, es la antítesis de Juan, pesimista por naturaleza.

Con el videoclip de Salvaje, el grupo adelanta una reedición de algunos de los temas de No éramos tan ciegos. Será una segunda versión que contará con la novedad de incorporar cuatro temas inéditos. Salvaje es uno de ellos. «Esta canción es clave porque transmite mucha energía», matiza Sebastián. Planean lanzar su primer vinilo en octubre. A este trabajo le sucederá una nueva gira. «Un amiguete nos dijo una vez que un buen grupo es aquel que logra superar la segunda gira», explica Aarón. Aseguran que para esta nueva fase cambiarán algún tipo de instrumentación.

Estreno en septiembre

El plato fuerte de su repertorio queda para el futuro. «El single que lanzaremos en septiembre contiene un estribillo muy pegadizo y se acerca más al pop», anticipa el vocalista. A largo plazo, desvelan que no les gustaría toparse con la fama. «Famoso es el hijo de la Pantoja», bromea Juan. Mientras tanto, sueñan con poder ganarse la vida con la música y encontrar un nuevo compañero para sus próximas giras: el teclista.

Noventeros. Los músicos de Maldito Murphy presentan bastantes similitudes con los grupos de los noventa.

El árbol de los sueños. Según Román, el guitarrista, esta pieza logra provocar una respuesta unánime en sus actuaciones.

Las anécdotas, cosas que pasan al salir "de tu zona de confort"

Maldito Murphy porta en su mochila multitud de experiencias. A pesar de la corta vida del grupo definitivo, todos los integrantes poseen recuerdos que contribuyen a elevar su autoestima.

Fuera de Galicia, la banda descubrió que el público es agradecido. «No cambio Vigo por nada del mundo, pero tocar fuera es otra cosa. No es lo mismo que actuar aquí, que lo haces para tus círculos», explica el vocalista del grupo. Viajar juntos les aportó otros prismas. Sus propios amigos notan cierta evolución. «Salir de tu zona de confort te enseña a lidiar con tus propios egos y te brinda experiencia», describe Aarón.

No olvidan el día 25 de marzo del pasado año, cuando presentaron su primer álbum en la viguesa sala Radar. Fue un día muy especial. «Un lugar lleno de gente cantando El árbol de los sueños fue algo totalmente fascinante», recuerda Juan. También hablan de la presentación del videoclip de Las últimas estrellas, a principios de diciembre en la sala Doppler, también en Vigo. «Acabamos llorando porque detrás de ese vídeo se esconde un gran esfuerzo», señala Sebastián. Y el batería Aarón remacha: «Fue una gala en la que brindamos con champán».

«Juan, ¿tú estás bien?»

Los cuatro integrantes reviven a carcajadas una situación peculiar que les ocurrió durante un concierto en Madrid. «Mientras recogíamos el material, una señora se acercó a Juan y le preguntó si estaba bien», cuenta Sebastián, el bajista. La mujer, sorprendida ante la temática de las letras de Maldito Murphy, pensó que el vocalista no atravesaba un buen momento anímico. «Si me dices que no te pasa nada, me quedo tranquila», sentenció la espectadora.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Canciones de sol y lluvia en Vigo