60 marineros llevan todo el verano a la espera de poder actuar como guías turísticos

Los profesionales de la mar recibieron formación sobre el parque nacional, pero aún no han obtenido autorización

.

vigo / la voz

Recibieron formación específica sobre el Parque Nacional das Illas Atlánticas para actuar como guías turísticos. Para empezar, han sido sesenta marineros de las rías de Vigo, Pontevedra y Arousa, pero otros muchos quedaron fuera por falta de plazas. La idea de diversificar la actividad pesquera con la turística era en teoría muy buena, pero aún no se ha llevado a la práctica. Los marineros que se atrevieron a dar este paso llevan todo el verano a la espera de una legislación que les permita empezar. «Se iba a aprobar un real decreto, pero se está retrasando y supongo que la Xunta espera a que se apruebe para no sacar ahora una legislación y después tener que cambiarla de nuevo para adaptarla a ese decreto», explica Teresa Ramos, de la empresa Babadiva Ambiental, encargada de la asistencia técnica y coordinadora del proyecto. Apunta que el interés por esta iniciativa fue tal que se decidió hacer un segundo proyecto para dar cabida a los que se quedaron fuera.

Mientras que llega la autorización, lo único que pueden hacer los marineros es ejercer de guías, aunque desde otras embarcaciones de recreo, con lo cual ya no es turismo mariñeiro como prenden ellos. «Tenemos el caso de un marinero que empezó con otro barco reconvertido. Hay gente de Vigo, Cangas, Vigo... La idea gusta mucho, hay percebeiros también», indica Ramos.

Su empresa, dedicada a la gestión medioambiental se encarga de todos los trámites, de hablar con Capitanía Marítima, con la Seguridad Social... «Cerramos todo el ciclo, hicimos una guía del parque nacional y de emprendimiento», añade.

El proyecto de cooperación Mar das Illas Atlánticas busca promover la actividad del turismo marinero entre este colectivo y sus familiares en las Rías Baixas, en especial en el ámbito del Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia. Para participar hay que pasar por un proceso de formación, información y asistencia para el desarrollo de nuevas iniciativas generadoras de empleo diversificando la actividad pesquera. La idea es desestacionalizar la actividad económica de la gente del mar de forma que pueda conjugar la cultura pesquera y la tradición marinera con el turismo de las islas atlánticas.

Cae la oferta de alojamiento en barcos amarrados ante la avalancha de pisos

La oferta de alojamiento en barcos atracados que en años anteriores llenaban las páginas de portales de viajes online ha desaparecido este año. En las embarcaciones que se ofrecen se advierte que el alquiler es para navegar y no para estar amarrado en puerto. En algunos casos especifican que en julio y agosto solo se alquila para navegar, por lo que deja entrever que en otras épocas del año podría alquilarse para permanecer atracado. No obstante, ya no se describen detalles de forma descarada como se hacía antes, cuando explicaban los metros que separaban el alojamiento del barco del centro de la ciudad o de la colegiata, como si de un hotel se tratara.

El sector hotelero expresa su satisfacción por la desaparición de este tipo de oferta, considerada como competencia desleal.Sin embargo, no oculta su preocupación por la cantidad de apartamentos turísticos, según destaca el presidente de la Asociación de Empresarios de Hospedaje de la provincia de Pontevedra (Asehospo), César Sánchez Ballesteros.

El sector admite la incidencia del bum de pisos turísticos y la repercusión que tiene en las pernoctaciones hoteleras. Si bien, las cifras de ocupación no están siendo tan buenas como el pasado año en toda España, no duda de que la proliferación de apartamentos puede tener que ver en el descenso de los clientes. También demanda vigilancia sobre los alquileres ilegales que, pese a las amenazas de la Xunta del peligro de seguir en la marginalidad, siguen existiendo, unas veces por desconocimiento y otras por conveniencia.

Los pisos turísticos registrados en Vigo no llegan a los 200, una baja en comparación con Cangas donde suman son más de 150. En el Concello de Vigo no se han puesto trabas a la hora de dar de alta los apartamentos, algo que no ha sucedido en otros ayuntamientos, según constata la Asociación de Viviendas Turísticas.

La tasa por dar de alta la vivienda es de 56,82 euros. En el caso de tratarse de un piso antiguo, necesita informes que garanticen el buen estado del inmueble por motivos de seguridad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

60 marineros llevan todo el verano a la espera de poder actuar como guías turísticos