La pasarela de la discordia que cedió durante O Marisquiño

Olga Suárez Chamorro
Olga Suárez REDACCIÓN

VIGO CIUDAD

Emilio J. CerviñoAlejandro Martínez

La polémica por el deterioro de la zona se remonta años atrás. La competencia sobre su conservación centró varias disputas entre el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria

13 ago 2018 . Actualizado a las 13:36 h.

El mal estado del pavimento de la zona en la que se celebra O Marisquiño y donde tuvo lugar un derrumbe esta madrugada no es un tema nuevo. Uno de los espacios más atractivos de la ciudad para pasear lleva años lleno de trampas para los peatones, que han denunciado en numerosas ocasiones el peligro que supone caminar por esa zona. El accidente de esta madrugada ha dejado cinco heridos graves y más de 300 heridos en un derrumbe que podía haber sido pero. El paseo marítimo de Vigo no soportó la gran cantidad de asistentes, casi todos jóvenes.

La tragedia se ha producido en pleno verano y durante uno de los eventos que más gente congrega en este espacio, pero ya en febrero del 2016 los usuarios denunciaban el mal estado del paseo de madera ubicado frente al Náutico. Muchas tablas estaban rotas o levantadas, lo que hacía que fuera fácil tropezar o meter el pie en un agujero.

Los propios usuarios del puerto aseguraban esta mañana que el estado de corrosión en el que se encontraba la estructura era conocida por todos propietarios de embarcaciones que usan las instalaciones. Amelia González es una de ellas; tuvo una embarcación durante 20 años y un pantalán en concesión en la zona exacta del accidente hasta el año 2011. Y asegura que ya entonces «la estructura de hormigón, los pivotes, estaban totalmente oxidados». Reconoce que el accidente no le ha sorprendido porque hace siete años ya «se veía que faltaban trozos de hormigón, era algo que todos los usuarios comentábamos», informa Alejandro Martínez.