Los trabajadores de la zona azul suspenden la huelga tras un preacuerdo con la empresa

Los vigilantes controlarán las plazas de aparcamiento el lunes


vigo / la voz

Los trabajadores de la zona azul han suspendido la huelga que mantenían desde el martes en protesta por los despidos de siete compañeros. El preacuerdo alcanzado supone el abandono del encierro que mantenían en las oficinas de la calle Pracer desde hace dos días y la vuelta al trabajo el lunes. Para el pacto entre empresa y trabajadores ha sido fundamental la mediación del jefe de la inspección de Trabajo, José María Casa de Ron.

El acuerdo fue firmado por parte de la empresa por Baltasara Blanco, Carlos Alberto Baña y Silvia Ginel. La primera es una de las directivas del grupo Empark-Dornier, enviadas desde Madrid para intentar resolver el conflicto. Por parte de los empleados, el acuerdo fue rubricado por los representantes sindicales Carlos M. Landín Guillén y Julio Fernández Collazo, delegados de UGT. En la reunión actuaron como asesores varios dirigentes del sindicato. Los trabajadores han expresado su satisfacción por el preacuerdo en el que la empresa admite que la causa del despido invocada «é improcedente», según el Concello. La empresa tiene miedo de que si se consuma el despido de los trabajadores, se le anule el contrato.

El próximo día 27 se constituirá una mesa negociadora en la que estar incluido Luis Cordovés, un trabajador que ha sido delegado sindical durante 26 años por el sindicato UGT. La compañía se volverá a reunir el día 30 con los trabajadores en la sede de la inspección para firmar el acuerdo definitivo. De momento los siete empleados despedidos siguen en la calle pero esperan que finalmente el acuerdo les sea favorable.

El Concello mantiene abierto un expediente la empresa. Los delegados sindicales ya han prestado declaración ante el funcionario instructor del expediente y el lunes lo harán los representantes de la empresa. También el lunes volverán los controles de la zona azul a las diferentes calles. En algunos puntos del centro la circulación ha sido estos cuatro días de conflicto dificultosa. Los conductores daban vueltas y vueltas buscando un sitio donde aparcar pero no había ningún hueco disponible. Además los que querían pagar en los parquímetros no podían hacerlo porque estos aparecieron sellados con bolsas de basura y cinta aislante con carteles advirtiendo de la huelga. La concesionaria ha perdido miles de euros en cuatro días.

El alcalde, Abel Caballero, restó ayer importancia a la situación del tráfico provocada por el paro y lo atribuyó a que muchos ciudadanos se han quedado estos días en la ciudad en lugar de aproximarse a las playas. Caballero señaló que en las calles hay suficiente presencia policial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los trabajadores de la zona azul suspenden la huelga tras un preacuerdo con la empresa